Por Andrea Villar / Forbes México
La rutina de Luis Arturo Villar Sudek, mejor conocido como “Luisito Comunica”, no es la misma que hace dos años. Hoy, el creador de contenido divide su agenda entre ser youtuber y gestionar su creciente cartera de negocios, que abarca desde la industria restaurantera y tequilera hasta la de telefonía móvil.

Como uno de los pioneros en la creación de contenidos para YouTube en América Latina y armado con 68 millones de seguidores repartidos entre Instagram y su canal de videos, era cuestión de tiempo para que comenzaran a llegar las propuestas y la curiosidad por emprender proyectos fuera de las redes sociales. “Siempre he rechazado la idea de que una carrera tenga que ser vertical. Creo que somos muchos los que estamos intrigados por diversos temas y sectores, y a mí me gusta seguir estas curiosidades”, comparte Luis, en entrevista con Forbes México. “A medida que he ido aprendiendo cosas diferentes y conocido a gente que se dedica a distintas actividades, he descubierto proyectos interesantes”.

La apuesta más reciente de este comunicador es es Fasfú Burgers, una cadena de hamburgueserías que surgió como “un homenaje” al platillo estadounidense. Bajo el modelo de cocinas oscuras (dark kitchens), un concepto que busca responder a la demanda de pedidos en línea de los restaurantes, la inauguración del proyecto no fue menor, pues, además de la Ciudad de México, la cadena debutó simultáneamente en Perú y Colombia en octubre del año pasado. “Este proyecto me emociona mucho porque es muy escalable”, dice Luis. “No tienes que construir un local preparado para recibir comensales. La apuesta es tener la mejor parrilla, el mejor empaque y personal bien capacitado”.

Apenas unos meses después de lanzar la primera sucursal, Luis sigue apostando en grande. Para finales de año, el objetivo es estar presente en al menos cuatro urbes fuera de la capital y expandirse a dos países más de Sudamérica, aspirando a Chile y Ecuador.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Éste, sin embargo, no es el primer proyecto de tipo restaurantero en el que Luisito Comunica se involucra. A finales de 2020, el también emprendedor adquirió parte de Deigo, un restaurante de cocina tradicional japonesa fundado en 1995 en la Ciudad de México. Fue después de visitar el lugar con frecuencia que Luis vio por primera vez la oportunidad de incursionar en el sector. “Le dije al dueño que me interesaba ser parte del proyecto. Él aceptó y se repartieron las acciones”, cuenta Luis.

Pero las ganas de seguir explorando la cocina japonesa no se detuvieron ahí. Menos de un año después de haberse unido al proyecto, nació Deigo Ramen, un restaurante de comida japonesa que busca replicar la experiencia de comer en una casa de ramen en aquel país y que tiene en marcha la apertura de su segunda sucursal para febrero de 2022. A finales del presente año, el empresario busca expandirse a las principales zonas de la Ciudad de México, incluyendo al menos una sucursal en otro estado. “Queremos expandirnos y ser la casa de ramen de México”, asegura Villar Sudek.

Los proyectos en la industria restaurantera son, para Luisito Comunica, apuestas donde espera ver frutos a mediano plazo. “No creo que haya un negocio redituable a corto plazo. Los retornos de la inversión van a tardar en llegar”, admite el influencer.

*La nota completa se publicó en Forbes México.