Investing.com – China supuso más de un quebradero de cabeza para los inversores en 2021. Ahora, los expertos desgranan la situación económica del gigante asiático y sus perspectivas para este año.

Puntos en contra

Para BBVA Research, “China ha continuado su tendencia a la desaceleración en el cuarto trimestre de 2021. La falta de sincronía en China entre el ciclo económico y el de inflación exigen un ciclo de política no sincronizado”.

Una serie de vientos en contra del crecimiento pesan sobre las perspectivas económicas, como la estrategia de “tolerancia cero”, que frenó la recuperación del consumo, el desplome del sector inmobiliario, la normalización de las exportaciones y las continuas tormentas regulatorias, destacan en el servicio de estudios del banco.

David Rees, economista senior de mercados emergentes de Schroders (LON:SDR), coincide en estos factores negativos. En la gestora llevan “preocupados por la desaceleración de la economía china” y explica estas 3 razones para pensar que la actividad seguirá debilitada a corto plazo.

  1. Exportaciones: Por una parte, Rees cree que “una desaceleración de las exportaciones se traducirá en una depreciación del renminbi, que se ha apreciado fuertemente en términos comerciales durante el pasado año. A este respecto, cabe destacar que la posibilidad de una moneda más débil ha comenzado a analizarse a través de los canales oficiales del Gobierno”.
  2. Sector inmobiliario: “Es probable que los problemas del sector inmobiliario se prolonguen durante un tiempo”, dice el economista de Schroders. A pesar de una ligera relajación, la regulación del sector por parte del Gobierno sigue siendo estricta. De hecho, las ventas de nuevas viviendas, que suelen aventajar a la actividad de la construcción entre seis y nueve meses, aún no se han estabilizado de forma convincente. Suponemos que las ventas se estabilizarán en algún momento, e incluso repuntarán ligeramente en el transcurso del año, pero un mayor deterioro del sector es un claro riesgo a la baja para nuestras expectativas.
  3. Covid: “La política de tolerancia cero del Gobierno ha llevado recientemente a la imposición de restricciones en Tianjin, y la mayor transmisibilidad de la variante Ómicron indica que es casi seguro que más ciudades se vean afectadas en breve”, advierte Rees.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Puntos a favor

A pesar de estos temores, Rees señala que “no todo es negativo, y la buena noticia es que hay luz al final del túnel. El impulso crediticio, que mide el crecimiento de los préstamos en proporción al PIB, y el M1 real, que representa el valor de los componentes más líquidos de la oferta monetaria, como el efectivo en circulación y los depósitos a la vista, aumentaron en diciembre. Estos indicadores han adelantado históricamente la evolución de la actividad en unos nueve meses, lo que sugiere que la mejora cíclica de la actividad económica comenzará a surgir a finales del verano del hemisferio norte”.

En cuanto a los recientes recortes de tipos en la tasa preferencial de préstamo, Schroders prevé un total de 20 puntos básicos de recortes, lo que debería dar apoyo a la actividad, junto con un aumento del gasto público. “En consecuencia, proyectamos una recuperación poco profunda del crecimiento del PIB, que pasará de alrededor del 4,7% este año al 5% en 2023”, apuntan.

Mercados

Por su parte, Ben Laidler, estratega de mercados globales de eToro, destaca que “las valoraciones de las compañías chinas son la mitad de las de Estados Unidos, con el doble de crecimiento de los beneficios y un sector tecnológico muy amplio. El país sigue estando dramáticamente infravalorado en comparación con su tamaño”. 

“La renta variable (MCHI) ahora cotiza a 12 veces las previsiones de beneficios a futuro, con las finanzas y los activos inmobiliarios a 5 veces. Esto supone cerca de la mitad de la valoración de Estados Unidos, y se prevé que China tenga el doble de crecimiento de los beneficios, un 14 %”, apunta Laidler. 

Además, el estratega de eToro resalta que “el sector tecnológico cotizado de China (NYSE:CQQQ) es incluso más grande que el estadounidense, con un 55% del índice. El enfoque de los inversores probablemente estará en las acciones locales de China (NYSE:ASHR) o Hong Kong (NYSE:EWH) en lugar de los ADR de Estados Unidos (NYSE:KWEB)”.

Por Laura Sánchez

Investing.com
Investing.com