Reuters – Diputados hondureños eligieron el domingo dos juntas directivas paralelas del Congreso en medio de disputas entre la presidenta electa Xiomara Castro y legisladores disidentes de su partido por el control de ese poder del estado advirtiendo una nueva crisis política en la empobrecida nación centroamericana.

Un grupo de legisladores de Libre, el partido de Castro, apoyados por el aún gobernante Partido Nacional y el Partido Liberal, designaron a uno de los miembros de su bancada como jefe del Congreso, violando un pacto previo para nombrar a un diputado de su aliado Partido Salvador de Honduras al frente de la cámara.

La decisión de sus correligionarios fue calificada por Castro como una “traición” y 18 de ellos fueron expulsados de las filas del partido.

La directiva encabezada por el diputado disidente Jorge Cálix fue elegida el domingo en un club social en la periferia de Tegucigalpa, mientras que la otra liderada por el legislador Luis Redondo y apoyada por Castro fue electa en la sede del Congreso Nacional en el casco histórico de la capital.

Lee: EU llama a Honduras al diálogo ante disputa entre presidenta electa y Congreso

En su discurso, Cálix ofreció su respaldo a la agenda política de la mandataria, quien asumirá el poder el 27 de enero. Sin embargo, la líder izquierdista dijo a través de su cuenta de Twitter que reconocía a Redondo como presidente del Congreso.

El analista Efraín Díaz dijo en una entrevista con Reuters: “esta es una nueva crisis de poder que va a terminar siendo dirimida en la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia”.

La junta directiva que preside Cálix fue electa por 80 diputados propietarios, de acuerdo con el legislador en su alocución. Mientras que la presidida en la otra sesión de partidarios de Castro fue electa por 49 diputados propietarios y una cantidad no precisada de suplentes, según fuentes de la agrupación. 

Síguenos en nuestra página de Facebook para mantenerte bien informado