Los fraudes económicos han sido una constante en los sectores empresariales. Las compañías se han ido adaptando cada vez más a las nuevas tecnologías y han encontrado en ellas diversas formas de protección, pero de la misma forma los criminales se han servido de ellas para llevar a cabo sus crímenes.

Recientemente la División de Investigaciones Criminales del Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos (IRS-CI) que se encarga de tratar casos sobre delitos financieros como el fraude tributario, el tráfico de narcóticos, lavado de dinero, corrupción pública, fraude sanitario, robo de identidad entre muchos más presentó los 10 casos más importantes que investigó en 2021.

“Tiene todos los ingredientes de una película hecha para la televisión”: desde malversación de fondos de una organización sin fines de lucro hasta un esquema Ponzi de $1,000 millones usado para comprar equipos deportivos y vehículos de lujo” dijo Jim Lee, jefe del IRS-CI sobre los casos que se nombraron en la lista.

Y es que se pudieron ver casos de evasión de impuestos, esquemas Ponzi, fraudes de ayuda de covid delitos cibernéticos, etc.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Pero hubo dos hechos que más llamaron la atención debido a que se vio involucrada la divisa bitcoin que ha estado en boca de todos recientemente por sus caídas y dudas de los reguladores internacionales.

En el primer caso se vio involucrado Hugo Sergio Mejía, quien intercambió, al menos, $13 millones de dólares en bitcóin y efectivo, y viceversa principalmente para traficantes de drogas, cobrando comisiones por ello y cubriendo su actividad gracias a varias empresas que estableció.  Mejía fue condenado a tres años de prisión federal

El segundo caso es el de el búlgaro Rossen G. Iossifov, quien subastaba y hacía ventas en línea en portales como Craigslist y eBay, allí ofertaba bienes de lujo, en su mayoría autos, pero cuando el comprador realizaba el pago por ellos se iniciaba un esquema de lavado de dinero. Gracias a socios en Estados Unidos este dinero se convertía en criptodivisas y estas se transferían a lavadores de dinero en otros países. Iossifov fue condenado a 121 meses de prisión federal.

Con información de La Prensa Gráfica.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica