La producción de chips mejorará hacia el segundo semestre de 2022 (septiembre), debido a que es una problemática doble, no es solo de producción, si no también es el mover los chips de un lugar a otro para que las fábricas reciban insumos, expone Ramón Aguilar, CEO de GBM.

“Es como un círculo que se alimenta uno al otro, atrasando cada vez más las cadenas de producción, no tenemos un solo proveedor que no tenga algún tipo de problema, GBM fue la que se vio menos afectada pero ya a final de año empezó a atrasar entregas por el mismo problema”, detalla Aguilar.

Actualmente GBM tiene productos muy afectados por la poca producción de chips, como PCS personales, servidores con procesadores Intel y Cisco. En el caso de la segunda está cambiando fechas de envíos y las entregas las están corriendo a 220 días.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Ellos no ven mejoría esto hasta el segundo semestre de 2022, hasta ahí vamos a ver una cierta mejora, probablemente pase como en todo, que el péndulo se va a ir al otro lado y a finales del 2022 principio del 2023, va a haber una sobre abundancia de chips o del producto”, señala el directivo de GBM.

Para el directivo, los problemas entre China y Estados Unidos van a empezar migrar a América y eso va a hacer que en estas latitudes nos veamos menos afectados si vuelve haber algún tipo de problema como el coronavirus que no solo afectó a la producción si no a la parte logística. “Creo que a finales del 2022- 2023, no vuelve a parecer otra variante de estas y pues deberíamos estar en normalidad”, estima.

Soluciones

Es difícil encontrar una solución pronta de acuerdo con la distribuidora GBM, son tantas variables como:

  • Recibir insumos para producir el chip.
  • Moverlo a las diferentes latitudes para que las fábricas comiencen a producir.
  • A la vez haya que mover esos productos a los países que los consumen es un problema de muchas etapas.

No hay una solución integral para la poca producción de chips comentan los voceros de esta transnacional, creen que los fabricantes van a tener que realizar inventarios de producción mucho más amplios de lo que acostumbran, eso vendría a resolver o ayudar mucho al problema de producción, el sobre precio, y eso los fabricantes lo pueden soportar un tiempo, pero no siempre.

En pandemia hubo un alza en las necesidades que no había antes; y como GBM tiene una oficina en Miami de compras, compraron todo lo de allá, tuvieran o no clientes, y así crecieron los inventarios a toda la capacidad y después fueron a los clientes a decirles lo que tenían.

Para esta compañía cambio mucho la estrategia de vender lo que estaba en el camión y no vender por demanda que ha sido la estrategia nuestra siempre de ver que el cliente quiere, y casi que se lo mandamos a hacer a la medida ahí tuvimos que cambiar la estrategia hoy tienen 180 días de retraso, tienen cero inventarios, ahora están contra pedido con las fábricas.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Contexto actual

La poca producción de chips es por su tecnología de punta y el alto coste de producción las cuales son las principales barreras para que se fabriquen; y la crisis de contenedores no obedece a un faltante físico sino a su ubicación geográfica. Por cierres en puertos y disrupción en las cadenas globales, los contenedores están atrapados en puertos o retrasados en la cadena de producción o transporte.

También afectan los aumentos en la demanda de productos por cambio de hábitos y el incremento exponencial de los costos de transporte. El mayor aumento se registra entre China y la Unión Europea, cuyo costo por contenedor se ha multiplicado de 2,000 a 14,000 dólares.