Por: Rosa María Bolaños

A noviembre del año pasado se registraron exportaciones de US$12 mil 270.5 millones, cifra mayor en US$2 mil 253.6 millones al monto del mismo mes del 2020.

Los productos con mayores montos reportados son artículos de vestuario con US$1 mil 416.5 millones; café, con US$893.3 millones; grasas y aceites comestibles con US$806.6 millones; banano con US$756.8 millones; hierro y acero, con US$535.7 millones. Según el Banguat, esos productos representaron el 36% del total vendido al exterior a esa fecha.

Los artículos de vestuario ocuparon el primer lugar, pero a la cifra mencionada por el banco central, el sector le añade las ventas al extranjero de otros productos como hilos e hilazas, y materiales de textiles como tejidos o telas.

Con ello, al mes citado superó los US$1 mil 700 millones y el cierre a diciembre llegó a US$2 mil 4 millones, explicó Alejandro Ceballos, vicepresidente de la Comisión de Vestuario y Textiles (Vestex), de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport).

Leer también: El turismo a Guatemala aumentó un 12% durante 2021

El crecimiento es de casi 28% respecto al 2020 y del 14% comparado con el 2019, agregó el ejecutivo al mencionar que, debido a la crisis de los contenedores y transporte de bienes, muchas empresas de países compradores comienzan a ver a la región para poder surtirse.

De tela se exportaron 80 millones de libras en el 2019; en el 2020 bajó a 70 millones, pero ahora casi se duplicó y llegó a 130 millones de libras. Esto representa alrededor del 35% de los US$2 mil 4 millones indicados, según el directivo.

“Nunca habíamos crecido tanto en el sector; la ventaja es que después de la pandemia y de haber respondido con proveer mascarillas, hoy en día se cosecha lo que se hizo y grandes cadenas comerciales internacionales están exigiendo a los clientes que tengan una base más sólida de proveedores, tanto en confecciones, como en textiles en Centroamérica, por si vuelve a pasar esto”, agregó.

Las prendas que principalmente se vendieron fueron las playeras y camisas casuales de hombre y de mujer, aunque también se volvió a la fabricación de ropa de bebés, faldas y otros, debido a que hubo un cambio muy drástico en el consumo. “Por ejemplo, las camisas de vestir ya no son la prenda que mayormente está demandando la gente debido a que muchos están laborando o estudiando desde casa”.

Para el 2022 se prevé crecer en alrededor de 8%, ya que la crisis de contenedores se puede solucionar paulatinamente, comentó. Sin embargo, trabajarán en fortalecer el clúster, ampliando la presencia a otros municipios o departamentos.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Vehículos y combustibles

En cuanto a las importaciones, duplican el monto de lo exportado y a noviembre del 2021 se situaron en US$24 mil 56.6 millones, que representa US$7 mil 630.6 millones más que al mismo período del 2020.

Según el Banguat, este aumento estuvo influenciado principalmente por las compras de materias primas y productos intermedios para la industria, con un incremento de US$2 mil 213.4 millones, es decir 44% más. También los combustibles y lubricantes, con un alza de US$1 mil 594.7 millones o 83.5% más.

Por tipo de productos y bienes resaltan los vehículos y material de transporte, que registra US$1 mil 992.1 millones, el monto más alto respecto al resto de clasificaciones que hace la banca central.

Al cierre del 2021 se reporta la venta de 37 mil 278 unidades nuevas, según los integrantes de la Asociación e Importadores y Distribuidores de Vehículos Automotores (Aidva), cuyo  director ejecutivo, Jean Pierre Devaux, dijo que representa 36.6% de aumento, con alrededor de 10 mil unidades más que en el 2020, año en que cayó la cifra a raíz de la pandemia y los problemas de logística.

En el 2018 las estadísticas de ventas reportaban 29 mil 83 unidades y en el 2019, 29 mil 396.

Desde hace 16 años, no se importaba esa cantidad de unidades, indicó el ejecutivo al referirse a las estadísticas de Aidva. Los segmentos que más demanda tuvieron en el 2021 fueron las SUV, picops y sedanes; y aunque la mayoría fueron vehículos individuales, también se vendieron flotillas, por la demanda de vehículos de reparto, aparte de paneles, camiones comerciales medianos y otros.

Sin embargo, expuso que el mercado ha tenido diferentes problemas, como la escasez de microchips que llevan algunos modelos de vehículos, lo que tuvo un efecto negativo para la disponibilidad inmediata de inventarios.

“Los vehículos sí han venido, pero no de forma inmediata como antes, sino que se tardan hasta 3 o 4 meses para entrega, en carros muy específicos con algún grado de sofisticación que requieren chips. También ha existido alguna tardanza en el transporte marítimo”.

En el caso de Estados Unidos, dijo que aumentaron los precios de los vehículos usados ante el atraso en los inventarios de los nuevos, lo que también modificó el tipo de automotores usados que se traen a Guatemala y se detectó que las personas empezaron a demandar más autos nuevos por la garantía, financiamiento y pagos a plazos.

Para el 2022 aún no tienen una proyección, ya que se deben ir analizando los diferentes escenarios, como el transporte marítimo para la distribución y la capacidad de inventarios internacionales, además de que se vislumbra un ritmo de crecimiento menor en la economía mundial.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Más demanda y mayor precio de combustibles

También está el tema de los combustibles, que al sumar las importaciones de varios productos, se llegó a casi US$3 mil 200 millones a noviembre pasado.

Aquí se incluye gasolina (super y regular), por US$1 mil 323.2 millones; diésel por US$1 mil 135.5 millones; gas propano por US$397.6 millones; y otros derivados del petróleo con US$333.7 millones.

El viceministro de Energía y Minas, Luis Ayala, dijo que la factura petrolera se duplicó en comparación con el mismo período del año anterior y se prevé mantener esa tendencia con el cierre de datos de diciembre.

En el 2020, a noviembre se habían importado carburantes por US$1 mil 600 millones, aunque el alza en la cifra del 2021 también se debe al aumento de consumo tras la reactivación de la economía, aparte de los precios internacionales.

El aumento en el consumo fue de 18.5%, según los reportes del MEM, a noviembre de ambos años, pasando de 34.7 millones de barriles de 42 galones cada uno, a 41.1 millones de barriles. La clasificación también incluye también gasolina de aviación, búnker, asfalto y otros.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Los servicios también crecen

Las exportaciones de servicios también están creciendo, según se detalla en el boletín económico de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa): a diciembre del 2021 se reportó el ingreso de US$1 mil 301.8 millones por la venta de servicios, lo que significa un crecimiento de 39.4% sobre el año anterior.

Fernando Spross, analista de esa organización dio a conocer que los sectores que presentan un mayor dinamismo son los de Tercerización de Información y Tecnología (ITO, en inglés) que se refiere al desarrollo de software y contenido digital,   on 72.7%; la tercerización de procesos de conocimiento (KPO), creció 65%; y el de servicio de laboratorio, 39%. En el caso de los Contact Centers y BPO, reportaron un aumento de 34%.

Y el turismo sostenible, de salud y bienestar, cerró el año con un crecimiento de 31% en el ingreso de divisas, aunque este sector aún no logra recuperarse.

Destinos y proveedores

Mientras que las importaciones provinieron principalmente de Estados Unidos, con US$8 mil 135.3 millones (33.8% del total); República Popular de China con US$3 mil 341.9 millones (13.9%); Centroamérica, con US$2 mil 807.6 millones (11.7%). Le siguen México y la Eurozona. En conjunto, estos países y regiones representaron el 76% del total.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook