Por Teresa Salinas
El empleo ha sufrido varios cambios durante estos años en los que la pandemia se ha hecho presente, la digitalización ha estado a la orden del día, la informalidad se ha hecho más importante y la brecha salarial por género serán las tendencias laborales que marcarán este 2022.

“Vemos un tipo de reactivación ahorita en la mayoría de los países como México, Panamá o Costa Rica son los que quizá pueden tener una expectativa de arrancar… donde es una condición más complicada, por ejemplo, Guatemala y Honduras son los que tienen el escenario menos halagador”, explica Ivonne Vargas, autora y especialista en Recursos humanos y capital humano.

Y es que se estima que en Latinoamérica y el Caribe aún no se recuera el mismo ritmo de trabajo que antes de la pandemia en términos de horas laboradas según el Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2021 de Cepal.

“Definitivamente la tendencia que marca, es la informalidad… es un porcentaje menor que llega de trabajadores a una propuesta con prestaciones sociales, con seguro social… eso es algo que vamos a ver repetido de alguna manera en los diferentes mercados… diferente a lo mejor Panamá, que pudiera tener una expectativa de empleo quizás más optimista”, dice Vargas.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Áreas de mayor demanda laboral

Durante los últimos años se ha experimentado una etapa de digitalización en los negocios, así como en las finanzas, donde la tecnología va cada vez más de la mano con el día a día.

Respecto a los sectores de los que se espera mayor demanda y mejores salarios Vargas destaca “lo que tiene que ver con ciencia, tecnología, ingenierías, matemáticas… analizar comportamiento de clientes, hacer estrategia comercial virtual…logística, ingenierías aplicadas a medicina, a automotriz, a medio ambiente, a mecatrónica, a generar recursos naturales”.

Se espera que el 92% de los salarios en Latinoamérica crezca durante el 2022 y que el porcentaje restante sufra una reducción del 8% según la publicación Salary budget planning 2021 de Willis Towers Watson multinacional especialista de gestión de riesgos.

Brecha salarial  

La disparidad salarial entre hombres y mujeres ha sido un tema que, aunque siempre ha estado presente, recientemente ha cobrado mayor relevancia dentro de las tendencias laborales de este año.

“Guatemala, Honduras, El Salvador tiene una brecha de oportunidades de trabajo y laborales mucho mayor en hombres y mujeres de lo que tenía en todo América…algo ya complicado eran mujeres que logran una mayor presencia en altos cargos de decisión… se ha hecho mucho más manifiesta la brecha entre las mujeres que son madres de familia y mujeres que no lo son”, dijo la especialista.

Aún falta camino para alcanzar la igualdad salarial a pesar de algunas iniciativas, e incluso la pandemia afectó más fuertemente a las mujeres durante y después de la pandemia, de hecho, la probabilidad de las mujeres de haber dejado de trabajar a raíz de la pandemia es dos veces más alta que la de los hombres en Latinoamérica y el Caribe según estudios de Banco Mundial y PNUD.

“Es una tendencia que se percibe seguirá perpetuada todavía el siguiente año… pensaríamos que no se va a ver un cambio importante en esta brecha en los siguientes 3 años… incluso en un caso hasta más amplio 10 años”, mencionó Vargas.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Home Office

Desde el inicio de la pandemia las empresas se vieron obligadas a buscar nuevas maneras de continuar con sus actividades y el trabajo a distancia, una opción hasta entonces poco explorada, tomó gran relevancia, por lo que la convierte en una de las tendencias laborales de 2022.

“Trabajar remotamente implica una gestión mucho más amplia… nuevos skills en los colaboradores, revisión de sus objetivos, hacer reasignación de objetivos, dotarlos del entrenamiento tecnológico para cosas tan esenciales como que pasa si la empresa me doy cuenta que está siendo hackeada”, destaca Ivonne Vargas.

Tan solo durante el segundo trimestre de 2020, cuando la pandemia aún tenía un panorama incierto, se estimó que cerca de 23 millones de personas transitaron por el teletrabajo en Latinoamérica y el Caribe de acuerdo a cifras a la Organización Internacional del Trabajo.

“El factor más importante para las empresas es la seguridad… financiera y de salud… difícilmente se va a romper con este esquema híbrido, podríamos tener sus excepciones de empresas donde se privilegie el presentismo, pero me atrevo a asegurar que el costo para estas organizaciones va a ser muy alto”, concluyó la también autora.