EFE.- Estados Unidos superó este viernes las 900.000 muertes confirmadas por la covid-19, una cifra que llega tras el auge de contagios por la variante ómicron y solo dos meses después de que se superaran los 800.000 fallecidos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

A las 17.00 horas del viernes (22.00 GMT), el contador de la universidad registraba un total de 900.334 fallecimientos por el virus desde que empezó la pandemia en Estados Unidos, el país que más muertes ha registrado por covid-19 del mundo.

El número de contagios supera los 76 millones, también la cifra más alta del mundo, seguida por la India y Brasil.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El sombrío hito se alcanza en un momento en el que los contagios de la covid-19 han bajado durante las últimas semanas, aunque los casos siguen altos con respecto a otros momentos de la pandemia y hay una tendencia al alza en las muertes.

Este mismo viernes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebró lo que describió como un “descenso drástico” en las infecciones, aunque pidió seguir en alerta.

En efecto, el promedio semanal de nuevos casos en Estados Unidos ha bajado de los casi 790.000 del pasado 12 de enero a alrededor de 378.000 este miércoles 2 de febrero, según los últimos datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Sin embargo, los casos siguen mucho más altos en el país que antes de que llegara la variante ómicron: a principios de diciembre, el promedio semanal de nuevos contagios rondaba los 100.000.

En el anterior punto álgido de la pandemia en Estados Unidos, en enero de 2021, ese promedio no superó los 250.000, según los datos de los CDC.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Las hospitalizaciones también están bajando, aunque siguen en uno de sus mayores niveles de toda la pandemia, con un promedio semanal de unas 133.000, indica el rastreo del “New York Times”.

Y la tendencia actual en las muertes es el alza: el promedio semanal es de 2.400, el doble que a mediados de diciembre, según los CDC.

Ese auge preocupa a los expertos porque es mucho más pronunciado que en otros países desarrollados: los estadounidenses mueren ahora por covid-19 a un ritmo diario que casi duplica el de los británicos y cuadruplica el de los alemanes, señaló esta semana un análisis de “The New York Times”.

En todos esos países hay más ciudadanos vacunados y con dosis de refuerzo que en Estados Unidos, donde apenas el 64 % de la población está inmunizada con dos dosis y solo el 42 % de los que podían ponerse una tercera dosis lo han hecho, de acuerdo con los CDC. 

LEER: Wall Street suma su segunda semana de ganancias gracias al sector tecnológico