Por Jasmin Singh
A medida que la pandemia ha continuado, se ha registrado un aumento de migrantes que ingresan a los Estados Unidos por la frontera sur de México. El año pasado, Estados Unidos experimentó un número récord de personas que intentaron entrar al país  desde la frontera con México. El decreto de ley estadounidense del Título 42 permite que se niegue la entrada a inmigrantes indocumentados que cruzan la frontera por motivos de salubridad. Fue por la ejecución del Título 42 que se le negó la entrada a los Estados Unidos a cerca de 1 millón de inmigrantes en el año 2021.

Desde que Joe Biden se convirtió en presidente de Estados Unidos la expectativa de muchas personas fue que las leyes de inmigración dejarían de ser tan estrictas y que la entrada sería más fácil, lo cual resultó ser falso. Desde que Biden asumió el cargo a la presidencia, él mismo presionó a México para que controlara su frontera sur con Guatemala y así detener el flujo de migrantes.

Las medidas adoptadas

López Obrador también prohibió el transporte de migrantes desde la frontera sur hacia el norte del país, lo cual fue motivo de críticas globales por parte de organizaciones internacionales que defienden los derechos humanos. Estas organizaciones cuestionaron si con este mandato se estaban violando los derechos humanos. Anteriormente, los migrantes ingresaban por la frontera sur y tomaban transporte hacia el norte. Hoy en día los migrantes dependen de el número de grupos en forma de caravanas para poder abrirse camino hacia México y dirigirse al norte. Asi los migrantes evitan ser detenidos individualmente por inmigración.

La mayoría de los migrantes no alcanza a llegar a la frontera norte mexicana, que se encuentra a varios miles de kilómetros, muchos terminan en México solicitando asilo o buscando trabajo. El gobierno mexicano anunció que su sistema de asilo tiene más solicitudes de las que puede procesar y simplemente no tiene los recursos para dar asilo a todos los migrantes.

Los resultados

Ahora estamos viendo la creación de un mercado clandestino que da la oportunidad a los migrantes para contratar servicios de transporte ilegales hacia la frontera norte. Estos servicios de transporte son peligrosos y de condiciones inhumanas. Lamentablemente continuaremos escuchando más y más de estas historias en el 2022.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Se espera ver un incremento en el número de  personas uniéndose a las caravanas en el año 2022. El mes pasado, México anunció que no permitirá el ingreso sin visa de venezolanos y brasileños con el propósito de frenar la inmigración ilegal. Todos aquellos que solían volar a México desde estos países, para después dirigirse al norte, ahora tendrán que cruzar la frontera sur de México con las caravanas, sumando a éstos números récord que hoy en día se han registrado. 

En el futuro 

Cada persona tiene razones diferentes para emigrar, los Nicaraguenses por razones políticas, los Haitianos por desastres naturales, los Cubanos y Venezolanos por motivos económicos. En general, es seguro decir que la mayoría de personas en América Latina y el Caribe están sintiendo la crisis económica causa por la pandemia del COVID,  la cuál se espera que continúe este año.

Desafortunadamente, las condiciones que esperan a éstos migrantes en la frontera no son buenas. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden canceló el año pasado el criticado programa “Quédate en México”, pero una orden judicial federal lo obligó a reiniciar el programa el mes pasado. “Quedate en México” requiere que los solicitantes que piden asilo en los Estados Unidos, esperen en México su audiencia en la corte, que puede demorar hasta un año. En la frontera, estos solicitantes se encuentran hacinados y en condiciones precarias y peligrosas.

Con las elecciones de mitad de período de Estados Unidos programadas para el próximo otoño, veremos a Joe Biden tratando de obtener un mayor control de la inmigración ilegal y presionará a México para que lo ayude. Biden necesita demostrar que tiene el control de la frontera entre Estados Unidos y México o correrá el riesgo de perder a los demócratas en el Congreso. Los republicanos ya han dicho que harán del problema de inmigración el centro de su campaña. El año pasado, Joe Biden afirmó que Estados Unidos estaba preparado para invertir hasta $4 mil millones de dólares en Centroamérica para impulsar la economía, y así los migrantes no tuvieran que abandonar sus países de origen. Esperaremos a escuchar en el año 2022 cómo Estados Unidos logrará este objetivo.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

*La autora es abogada de inmigración de los Estados Unidos.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.