Por Magdalena López 

Solo el 14% de las empresas ticas cuentan con mujeres en puestos de dirección y un 18% en puestos de presidencia en juntas directivas, según información suministrada por la Organización Internacional de Trabajo (OIT) y la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep).

Y es que, muchos países alrededor del mundo todavía tienen mucho camino por recorrer en cuestión de paridad de género, entendida como una participación equilibrada entre hombres y mujeres en las posiciones de poder y toma de decisiones en todas las esferas de la vida.

Esto ya que las mujeres ocupan solo el 19,7% de los puestos en los consejos directivos a nivel mundial y los hombres el 33,5%, de acuerdo con el estudio “Mujeres en los Consejos de Administración: Una perspectiva global”, demostrando un progreso lento en este tema.

“La presencia de más mujeres en puestos directivos mejora el desempeño de las empresas, aumentando hasta un 20% sus ganancias, de acuerdo con los datos de OIT 2019. Sin embargo, la mayor parte de las compañías todavía se resiste a que haya igualdad de género en sus consejos directivos”, dijo José Troya Rodríguez, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Además, casi 13 mil negocios en 70 países encontraron que el 60% se benefició del trabajo de las mujeres en puestos directivos no sólo en materia de ganancias, sino también en creatividad y reputación, según Troya, quien se mantiene optimista y espera que estos resultados sirvan para abrir los ojos de los empleadores.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Son varios los factores clave que dificultan el acceso de la mujer a puestos de toma de decisiones. El primero de ellos es que la cultura empresarial, por lo general exige disponibilidad en todo momento y en cualquier lugar y esto afecta de forma desproporcionada a la mujer debido a sus responsabilidades domésticas y de cuido”, explicó el representante de la PNUD.

Añadió que, “es necesario hacer hincapié en políticas que fomenten la conciliación del trabajo con la vida personal y políticas que promuevan la corresponsabilidad en las labores domésticas y de cuido”.

Desde el 2016, el INAMU promueve el ingreso de las féminas al mercado laboral y en puestos directivos, mediante un programa llamado “Igualdad y Equidad de Género en el Empleo”, apoyado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Se trata de una política que busca la eliminación de las brechas entre hombres y mujeres en el ámbito laboral, en la cual uno de los actores fundamentales es el sector privado como principal fuente de empleo y de desarrollo nacional.

“El programa permite Incentivar a que las empresas se involucren en el Sello de Igualdad de Género que fomenta transformaciones en beneficio del cierre de las brechas económicas de las mujeres y su representación en los puestos más altos de toma de decisión”, comentó Marcela Guerrero, ministra de la Condición de la Mujer.

En esta línea, es urgente que las empresas tomen una acción decisiva e incorporen un enfoque de género en todos los niveles para cerrar las brechas de género en la contratación y las promociones, en especial al inicio del proceso, considera José Troya.

Esto permitirá dar pasos más audaces para crear lugares de trabajo respetuosos e inclusivos, a la vez que las mujeres se sientan seguras y apoyadas en el trabajo con el fin de contribuir a la eliminación de las disparidades que existen, concluyó Troya.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

*En alianza con La República