EFE.-  Quince millones de latinoamericanos ha caído en la pobreza extrema, como consecuencia del retroceso de la clase media, según afirmó este martes Sebastián Nieto Parra, jefe de América Latina y Caribe del Centro de Desarrollo OCDE.

“La recuperación está siendo lenta, tendremos que esperar hasta 2024 para recuperar los niveles pre-covid”, afirmó Nieto Parra en una ponencia en la Casa de América de Madrid, que contó con la intervención de Nunzia Saporito, economista asociada al CEPAL, y Jimena Durán, representante de banco de desarrollo de América Latina (CAF).

Leer también: Casi 10,000 niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados viajaron a EE.UU. en 2021

Durán explicó que “la pandemia solo vino a corroborar y a recrudecer una situación que ya existía en América Latina. El crecimiento económico fue una ilusión. Necesitamos generar crecimiento más competitivo, inclusivo y sostenible”, dijo.

“Hay dos grandes pilares en los que debemos trabajar: la digitalización y el cambio climático” aseguró, ya que “es difícil pensar en acción climática sin incluir América Latina y el Caribe, ya que poseen el 50% de la biodiversidad”.

Otra de las problemáticas debatidas durante la charla fue la situación de la juventud. “El Covid podría costar a América Latina una generación en termino de habilidades”, afirmó Saporito.

“El 20% de los jóvenes no alcanzará el nivel mínimo de habilidades cognitivas, lo que supone nueve millones de personas, y el abandono escolar ha aumentado en 3,1 millones de jóvenes, en parte por la desigualdad de acceso a los recursos digitales”, comentó.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

La economista también destacó que la perspectiva de género debe ser muy relevante en los planes de recuperación, ya que “el 38% de los empleos perdidos por mujeres aún no se han recuperado, y ya incluso antes de la pandemia el 50% de las mujeres no formaban parte del mercado regulado”.

Andrea Costafreda señaló otro tipo de crisis que asola América Latina, la crisis de la confianza, “la región está sumida en una crisis de confianza mucho antes del impacto de la pandemia. Solo el 6% de latinoamericanos piensan que viven en democracias plenas, y más de la mitad dicen que les es indistinto quien gobierna si estos consiguen solucionar los problemas”.

“Hay que ir mas allá de la recuperación, tenemos que hablar de transformación. No queremos un regreso al pasado, esto es una oportunidad que nos permite transformarnos en algo mejor” concluyó la directora.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica