EFE.- El café guatemalteco ha vuelto a tomar auge con el aumento de los precios a nivel mundial, mientras algunos productores en el país centroamericano intentan promover el grano a nivel regional con visitas turísticas a sus fincas, tratando de emular la cultura de los viñedos.

A diferencia de hace 20 años, cuando era improbable “tomar una buena taza de café” en Guatemala, ahora “uno encuentra baristas y ‘coffee shops’ que están promoviendo el café en todo el territorio”, contó este viernes a Efe Francisco Quezada Montenegro, uno de los dueños de la finca de café La Labor, en Ciudad de Guatemala.

La finca, ubicada en medio de la urbe a pocos kilómetros de chozas y techos de lámina de una de los barrios más peligrosos de la capital, forma parte del proyecto gastronómico y turístico La Cosecha, que se desarrolla del 22 al 25 de febrero en Guatemala, uno de los 15 mayores productores de café en el mundo.

“La Cosecha es un movimiento regional dedicado a convertir la cosecha del café en una fiesta”, comentó la misma organización del evento.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Tomando inspiración del agroturismo que la industria del vino ha logrado construir, La Cosecha busca hacer de la cosecha del café, una temporada de exploración, turismo en fincas y celebración del café de Guatemala”, añadió en un comunicado de prensa.

El proyecto fue fundado por el gastrónomo panameño Jorge Chanis y las comunicadoras guatemaltecas Ángela Mena y Lucía Barrios.

Es el tercer año de esta aventura en territorio guatemalteco y el quinto desde que Chanis inició con los viajes turísticos a los cafetales de Panamá, para evangelizar sobre el mítico grano y conocer todo el proceso, “desde la planta a hasta la taza”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

UNA EXPERIENCIA NECESARIA

En opinión de Montenegro, la iniciativa de La Cosecha “es algo que se debió hacerse hace mucho tiempo”, pues para los productores de café “es muy difícil llegar a que” los consumidores “conozcan nuestros” granos, incluso en un momento en que el café de especialidad está tomando cada vez más valor.

La idea de visitar los cafetales, de hecho, no es nueva y ha sido empleada por las fincas con grupos muy específicos, pero hasta ahora no había sido difundida al público turístico con fuerza.

El propio Montenegro cuenta a Efe que una de las divisiones de su empresa, “Coffee Awakening”, ya brindaba ese “servicio” desde 2018, con un concepto conocido como “glamping” o campamento de lujo, para clientes o visitantes exclusivos.

Por su parte, Ángela Mena explicó que La Cosecha “ha evolucionado a querer abrirla en un futuro a los guatemaltecos, más allá de los grupos que llevamos”.

Mena agregó que el crecimiento ha sido incesante mediante estrategias claras como traer a invitados internacionales para replicar los contenidos en otras fronteras y así atraer miradas a tierras y cafetales guatemaltecas.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“Este año trajimos a Stefanos Domatiotis, de Grecia; a Matt Milletto, de EEUU; y a Argot Murelius, de Suecia. A través de ellos se establecen vínculos y utilizar La Cosecha como un puente de conexión con productores de café y otros proyectos culturales y gastronómicos que existen en Guatemala”, puntualizó la organizadora.

Los precios del café alcanzaron cifras que no se veían en los últimos 10 años a nivel mundial, con 2.38 dólares por libra en febrero, una situación que se compagina con el “buen momento” del grano de especialidad derivado de las consecuencias de la pandemia y el trabajo en casa.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

En Guatemala, sin embargo, el auge de los precios también ha crecido junto a la ausencia de mano de obra, pues, según Montenegro, el país centroamericano vive “una crisis de los cortadores de café y la gente que trabaja debido a las migraciones ilegales a Estados Unidos”.

De hecho, esta cosecha, presume, se vio mermada por un 40 por ciento menos de cortadores a lo habitual en su finca y en general, según lo que le cuentan sus colegas cafetaleros.

“Mucha gente huyó en las caravanas que venían desde Honduras y sí ha sido muy complejo en esta cosecha”, concluyó Montenegro, cuya familia se jacta de emular un “Central Park” en plena capital del país centroamericano con la zona verde de la finca cafetalera. 

Leer también: Las repercusiones del conflicto entre Rusia y Ucrania alcanzan a empresarios guatemaltecos