Reuters.- Las exportaciones rusas de todos los productos básicos, desde el petróleo y los metales hasta los cereales, se verán gravemente afectadas por las nuevas sanciones occidentales, lo que supondrá un golpe para la economía rusa y perjudicará a Occidente con un aumento de los precios y la inflación, según operadores y analistas.

El sábado, Estados Unidos y sus aliados bloquearon el acceso de algunos bancos rusos al sistema internacional de pagos SWIFT, en un nuevo castigo a Moscú, que continúa con su ataque militar contra Ucrania.

Aunque algunos bancos rusos -incluido Gazprombank, que presta servicios a grandes pagos de petróleo y gas- se han librado de un bloqueo total, operadores y analistas dijeron que el tiempo que se necesita para cambiar a los nuevos sistemas seguirá suponiendo grandes trastornos para los flujos.

Las medidas, que incluirán restricciones a las reservas internacionales del banco central ruso, se aplicarán en los próximos días, y los funcionarios dijeron que se estaban elaborando algunas exenciones para la energía.

Lee: Crudo puede superar los 100 dólares tras bloqueo de bancos rusos del SWIFT: analistas

“Aunque intente eximir las transacciones energéticas, SWIFT puede seguir causando importantes trastornos en los flujos comerciales de la energía a corto plazo, al menos hasta que los compradores cambien a alternativas como Telex u otros sistemas”, dijo Amrita Sen, cofundadora del grupo de reflexión Energy Aspects.

“En cuanto a otras materias primas, no veo cómo puede continuar el comercio sin las exenciones”, dijo.

SWIFT, o Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales, es un sistema de mensajería seguro que facilita los pagos transfronterizos rápidos, transfiriendo billones de dólares al año en lo que se ha convertido en el principal mecanismo de financiación del comercio internacional.

Rusia produce el 10% del petróleo mundial y suministra el 40% del gas de Europa. Es el mayor exportador de cereales y fertilizantes del mundo, el primer productor de paladio y níquel, el tercer exportador de carbón y acero y el quinto de madera.

El intento de excluir del sistema comercial a partes enteras de la undécima economía del mundo -y proveedora de una sexta parte de todas las materias primas- no tiene precedentes en la era de la globalización.

Llega en un momento en el que Occidente se enfrenta a unos precios de la energía récord en medio de una inflación galopante.

Se busca claridad

Al menos 10 comerciantes de petróleo y materias primas, que hablaron con Reuters bajo condición de anonimato, dijeron que los flujos de materias primas rusas hacia Occidente se verán gravemente interrumpidos o totalmente detenidos durante días, si no semanas, hasta que se establezca alguna claridad sobre las exenciones.

“Todavía se pueden utilizar los sistemas internos de los bancos internacionales que tienen sucursales en Rusia, pero será todo un lío”, dijo un ejecutivo de un gran banco occidental con exposición a Rusia, que pidió no ser identificado debido a lo delicado del asunto.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Algunos operadores afirmaron que, aunque los bancos rusos que siguen fuera de la lista de sanciones, como el Surgutneftegasbank, probablemente puedan liquidar dólares, eso no resuelve necesariamente el problema.

“Muchas empresas tratarán el petróleo ruso como sancionado y no lo tocarán aunque esté permitido”, dijo un alto ejecutivo de una importante mesa de comercio de petróleo occidental, que también pidió no ser nombrado debido a lo delicado del asunto.

“Así que parece que habrá un dolor máximo durante los próximos dos o tres días, mientras la gente resuelve qué vías están abiertas”, añadió.

Es probable que los flujos de energía y materias primas rusas hacia Asia, especialmente hacia China, continúen.

Tanto China como Rusia han estado desarrollando alternativas a SWIFT. Pekín ha fomentado el uso de su propia alternativa, conocida como sistema de servicios de compensación y liquidación CIPS, mientras que Moscú ha creado su propio sistema de mensajería bancaria, conocido como SPFS.

Los funcionarios rusos han dicho que el país puede desviar sus exportaciones a China en caso de que se interrumpan los flujos hacia Occidente. Pero los analistas han dicho que el gas no puede ser desviado en absoluto, mientras que la capacidad de Pekín para aceptar más petróleo es limitada.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter