Como repercusión del actual conflicto entre Rusia y Ucrania, Centroamérica se verá afectada por la mayor incertidumbre en el entorno internacional. En el corto plazo por la volatilidad cambiaria, y las caídas en los mercados financieros, afirma Jaime García, economista y director del Índice de Progreso Social en INCAE Business School.

García comenta que en el mercado de commodities o bienes primarios también se ha dado una alteración producto de la crisis y han aumentado los precios de los energéticos (el precio del petróleo pasaría los 100 dólares), los metales, el transporte y la comida.

“Vale la pena mencionar que a pesar de las noticias que se han desarrollado desde el jueves, el precio del petróleo no se ha disparado súbitamente. Inmediatamente despues de iniciadas las invasiones del dia jueves el petróleo llegó de 92 a 100 dolares el barril pero luego se normalizó”, Ricardo Trejo, analista económico senior de Central American Business Intelligence (CABI).

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Si el conflicto se mantiene, estos mercados van a generar más presiones inflacionarias y afectaciones en las cadenas productivas a nivel mundial, produciendo escasez de ciertos bienes y un mayor costo de la vida especialmente para las personas de menores ingresos”, considera el experto.

Estos impactos inflacionarios llevarían a un aumento en las tasas de interés afectando las decisiones de inversión y consumo, señala el economista.

Un impacto directo por la vía de comercio exterior es limitado. Toda la región le exporta alrededor de 160 millones de dólares (mdd) a Rusia y le compramos 200 mdd anuales, señala el economista del CABI.

“Entonces por esa vía y aun con las restricciones recientes al sistema SWIFT a Rusia, el impacto macro es limitado. Obviamente, a aquellas empresas que si comercialicen con Rusia se verán en problemas, eso no se puede dejar de mencionar. Ademas, habría que tratar de los paises de Centroamerica de forma distinta a Nicaragua que tendería a tener una conexión más fuerte con Rusia que el resto de países”, agrega.

García dice que en el mediano plazo esta crisis puede llevar a una recesión en Europa por el suministro de gas proveniente de Rusia, y esa menor actividad económica afectaría la compra de bienes producidos en la Región.

Por lo que eso se traduciría en menores exportaciones lo que puede afectar principalmente a Costa Rica y Panamá pues el mercado europeo representa casi un 20% del valor de sus exportaciones. Después a Guatemala y Honduras cerca del 10%. Nicaragua cerca del 8% y El Salvador aproximadamente 4%, indica el director del IPS de INCAE.

Es difícil predecir cuándo se darán estos cambios asevera Jaime o cuándo se sentirán las repercusiones; pero si el conflicto se mantiene, los impactos se sentirían en los próximos meses. Y en enfatiza que sin duda afectará la recuperación económica prevista después de la pandemia.

El economista apunta a que esta situación mundial es un choque exógeno, en economías que ya venían debilitadas por la crisis de la pandemia, con poco margen de maniobra fiscal por los recursos limitados.

“La deuda pública bruta en El Salvador y Costa Rica es de casi el 70.7% del PIB, en Honduras y Nicaragua es cercana al 40%, y solo Guatemala mantiene cierto margen de acción por esta vía con menos del 30% de acuerdo con datos del Banco Mundial. Además, aquellos países que tengan capacidad de manejo de su política monetaria (no dolarizados) tendrán que seguir insistiendo en controlar la inflación”, amplía García.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El economista recomienda que Conflicto Rusia-Ucrania traerá volatilidad cambiaria a Centroamérica: Expertosuna agenda de competitividad y reducción de cargas burocráticas y reducción de costos de transacción serían un buen apoyo para mejorar las condiciones económicas de las empresas.