EFE.- Francia va a proponer en las próximas horas junto a sus socios medidas para garantizar la seguridad de las cinco principales centrales nucleares de Ucrania y quiere que a partir de ahí Kiev llegue a un acuerdo con Rusia para que no planteen peligro.

“Rusia y Ucrania deben encontrar un acuerdo sobre esta base y garantizar juntos las aplicación de los principios fundamentales para la preservación de la seguridad de las instalaciones nucleares en el contexto actual”, subrayó el Elíseo en un comunicado.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Este anuncio llega después de la conversación que mantuvo el presidente francés, Emmanuel Macron, con el director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, por el ataque lanzado por Rusia contra la central nuclear ucraniana de Zaporiyia.

Ese ataque produjo un incendio en uno de los edificios a pocos centenares de metros de los reactores nucleares y que terminó con la toma de control de las instalaciones por las tropas rusas.

Macron, que se mostró “extremadamente preocupado” por los riesgos nucleares, condenó esos hechos y subrayó que “es imperativo” garantizar la seguridad. Una preocupación que se ha traducido en una petición con sus socios para la convocatoria de una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU, en el que es uno de los miembros permanentes, como Rusia.

El Elíseo insistió en que “Rusia debe cesar inmediatamente sus acciones militares ilegales y peligrosas para que las autoridades ucranianas tengan el pleno control de todas las instalaciones nucleares en el interior de las fronteras internacionales reconocidas a Ucrania”.

También en que Moscú debe autorizar un acceso “libre, regular y sin obstáculos” al personal de esas instalaciones para que puedan seguir funcionando con total seguridad.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Macron también mantuvo este viernes conversaciones telefónicas con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, con el canciller alemán, Olaf Schoz, y con el primer ministro británico, Boris Johnson.

La científica hondureña María Elena Bottazzi confía en que su vacuna llegue a Centroamérica