Este 7 de marzo el bitcoin cumple seis meses como moneda de curso legal en El Salvador, y el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya confirma que el Gobierno de Nayib Bukele prepara la primera emisión de bonos en criptomonedas.

“Los primeros 15 días de marzo tenemos programado terminar con todo lo necesario para que se emita el bono. Estamos tomando todas las salvaguardas”, afirmó Zelaya durante una entrevista televisiva.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

La emisión de los “Bonos Volcán” servirá, para financiar el proyecto Bitcoin City, anunciado por Bukele en noviembre de 2021 durante el cierre del evento Bitcoin Week, que se llevó a cabo en el país.

El actual presidente de El Salvador anunció en su cuenta de Twitter el pasado 20 de febrero, que había enviado a la Asamblea Legislativa un pliego de reformas relacionadas con nuevas inversiones, sin embargo, aún no se ha aprobado.

Esa falta de aprobación del marco jurídico que regulará la emisión y venta de los bonos puede generar incertidumbre a los posibles inversionistas, considera Ricardo Castaneda, economista y coordinador para El Salvador y Honduras del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“No está claro si se va a crear una especie de bolsa de valores en El Salvador donde se emitirían estos bonos o en qué otro país se va a hacer”, dijo Castaneda en una entrevista a CNN. Agregó que los bonos en bitcoin podrían abrirle un nuevo camino de financiamiento a El Salvador o complicarle mucho más el panorama si fracasa su venta, sostiene Castaneda.

El economista afirma que, si la demanda de esos bonos duplica o triplica la oferta de estos, será una forma de medir su efectividad. Es decir, si la emisión va a ser de 1.000 millones, debería de haber por lo menos dos mil o tres mil millones de personas que estuvieran dispuestos a comprarlos.

Para este economista si ese escenario se cumpliera, demostraría que El Salvador ha encontrado una fuente de financiamiento alternativa a los organismos multilaterales. “De lo contrario, tendría que descartar esa opción y se encenderían las alertas rojas de un posible impago, ya que este año y el siguiente el país debe amortizar préstamos internacionales”, advierte Castaneda.

Actualmente, el gobierno de El Salvador también negocia con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un préstamo por $ 1.000 millones de dólares (mdd), sin que hasta ahora haya acuerdo para el desembolso.

Por otra parte, el FMI cree que el uso del bitcoin como moneda de curso legal implica “grandes riesgos” debido a su alta volatilidad, por lo que sugiere “limitar el alcance de la ley” y “urge” fortalecer la regulación y supervisión del sistema de pagos. Mientras el gobierno de El Salvador añadió no estar de acuerdo con esta apreciación.

Las negociaciones entre Rusia y Ucrania acaban con pequeños avances