Por Elizabeth Salinas
En los últimos años el título de “empresa unicornio” suena en diferentes mercados, sobre todo en el mundo del Fintech y es que estas compañías emergentes o startups que logran valuaciones por un billón de dólares no son algo que se vea todos los días.

La región de América Latina contaba con solo una empresa unicornio en 2007 sin embargo de acuerdo a datos de Sling Hub para 2021 el número ascendía hasta 34, debido a este gran crecimiento vale la pena adentrarse en el tema para conocer algunos factores a los que cualquier startup debe prestarle atención para llegar a poseer el título de unicornio.

La cultura del emprendimiento y la inversión

Aunque si bien no es fácil conseguir el apoyo de inversionistas, no hay que olvidar casos de éxito como Kavak, empresa unicornio mejor valuada en Latinoamérica por un total de 8,700 millones de dólares, o el caso de Rappi con un valor de 5,250 mdd para enero de este año según datos de Statista.

Denis Yris, director y fundador de WORTEV CAPITAL dice, “lamentablemente tanto el inversionista institucional como el individual… pues les dicen que son de alto riesgo entonces los espantan… tienen que venir otros fondos extranjeros a realmente dar este impulso… hay que empezar a unirnos todos y empezar a creer en los emprendimientos por más que vengan de cero tenemos que creer en ellos”.

Según datos de Sling Hub el capital de riesgo para Latinoamérica ha crecido notablemente, en 2017 se calcularon un total de 2,200 millones de dólares, pero para 2021 13,100 mdd, un crecimiento de casi 6 veces su tamaño inicial.

Con firmas de capital de riesgo o venture capital como Soft Bank que se ha centrado en startups latinoamericanas falta también poner la mira en el funcionamiento interno de los emprendimientos para lograr hacerlos atractivos para estos inversionistas.

“Los colaboradores es bien importante que se comprometan con el proyecto, que crean en él, porque eso pasa son pequeñas empresas que a veces no pueden pagar buenos salarios y (los empleados) brincan a otras empresas y eso también quiebra el emprendimiento, necesitamos tener una cultura colaborativa donde todos nos comprometamos”, expresa Yris.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Claves para el éxito

A veces es difícil saber como hacer que un negocio despegue y sea un éxito entre los consumidores así como entre inversionistas, el mercado puede ser abrumador pero vale la pena escuchar consejos de aquellos que ya conocen del emprendimiento.

“Si saben vender tu producto van a poder emprender, van a poder levantar las rondas de inversión… no hay que perdernos a veces no es tan importante llegar a ser unicornio… debe visualizar más su presente que su futuro… que se enfoque más en sus primeras etapas de capitalización… llegar a ser unicornio es un resultado colateral de tu trabajo presente”, continúa Denis Yris.

Y es que convertirse en una empresa unicornio no es fácil, requiere por supuesto un buen proyecto y trabajo duro, pero también es de gran ayuda conocer los sectores más exitosos, de acuerdo con The Association for Private Capital Investment in Latin America (LAVCA) en 2020 el sector Fintech representó el 40% de todo el capital de riesgo invertido en Latinoamérica.

“En el camino de levantamiento de rondas…que visualicen los inversionistas que el emprendedor esté ejecutando y logrando un resultado…al final lo que los inversionistas se fijan mucho es en el equipo, en el producto y en el mercado, esos son los principales, pero pueden variar”, concluye el fundador de WORTEV CAPITAL.

Aún no se ha visto un caso de empresa unicornio en la región de Centroamérica, aunque se ha llegado a considerar parcialmente a Duolingo como una ya que su fundador Luis Von Ahn es guatemalteco, sin embargo, la falta de este tipo de startups que logren valoraciones billonarias deja cuestionamientos sobre sus causas, aunque el potencial de la región promete que pronto sucederá.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook