Reuters.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el martes la prohibición del petróleo y otras importaciones energéticas rusas, en respuesta a la invasión de Ucrania, destacando el fuerte apoyo bipartidista a una medida que reconoció que hará subir los precios de la energía.

“Prohibimos todas las importaciones de petróleo y gas de Rusia”, dijo Biden a la prensa en la Casa Blanca. “Esto significa que el petróleo ruso ya no será aceptable en los puertos de Estados Unidos y que el pueblo estadounidense asestará otro golpe poderoso a la máquina de guerra de (Vladimir) Putin”, añadió, en referencia al mandatario ruso.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Los precios del petróleo se dispararon con la noticia. El crudo referencial Brent para mayo LCOc1 subía un 6.57%, a 131.37 dólares por barril, a las 17:21 GMT.

Biden estuvo trabajando con sus aliados en Europa, que son mucho más dependientes del crudo ruso, para aislar a la economía de Rusia, muy dependiente de la energía, y a Putin. Reino Unido anunció poco después de Biden que dejará de importar crudo y productos petroleros rusos de forma gradual hasta fines de 2022.

La prohibición de importaciones de petróleo ruso por parte de Europa y Estados Unidos podría hacer que los precios globales se disparen hasta los 200 dólares el barril, dijeron analistas de la consultora Rystad Energy, con sede en Oslo.

Muchos operadores ya están evitando el petróleo ruso para no enredarse en las sanciones existentes.

Shell SHEL.L dijo que detendría todas las compras al contado de crudo ruso después de recibir críticas por una licitación el 4 de marzo.

Leer también: Las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía alcanzaron un récord en 2021: AIE

Goldman Sachs elevó su pronóstico para el precio del Brent para 2022 a 135 dólares, desde 98 dólares, y su perspectiva para 2023,a 115 dólares el barril desde 105 dólares, argumentando que la economía mundial podría enfrentar “el mayor impacto en el suministro de energía de la historia” debido al rol clave de Rusia. 

Las expectativas cada vez menores de un regreso inminente del crudo iraní a los mercados globales han aumentado la presión al alza sobre los precios, en medio de una desaceleración en las conversaciones entre Teherán y las potencias globales sobre su actividad nuclear.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook