Por Lucila Barrios

La diversidad de género sigue siendo un desafío en el sector tecnológico y, en particular, en el área de ciberseguridad, donde hoy se necesita cubrir la demanda de más de 500 mil profesionales en el mercado, considerando solo a Latinoamérica.

A esto se suma el hecho de que solo el 27% de las mujeres optan por estudiar una carrera relacionada con Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM), lo que hace aún mayor el desafío de contratar mujeres. En el mercado de la ciberseguridad en general, menos del 20% de la fuerza laboral está compuesta por mujeres, de acuerdo con la consultora laboral (ISC)2.

¿Y qué podemos hacer? Tenemos que animar a estas mujeres a entrar en el sector. Y para eso, hay que empezar desde las estudiantes, quienes son las profesionales del futuro. Con eso en mente, Fortinet comenzó a trabajar con universidades y escuelas técnicas para explicarles a las estudiantes cómo es seguir una carrera en seguridad cibernética y cuáles son las importantes oportunidades laborales que esto representa. Ya se han realizado conferencias sobre esta temática en más de 15 instituciones de América Latina -entre ellas instituciones de Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Panamá- donde nuestras líderes contaron sus experiencias con el objetivo también de inspirar a las jóvenes. Allí se habló sobre salarios, calidad de vida y, por supuesto, dificultades y prejuicios sufridos y superados. El resultado ha sido excelente y muy esperanzador.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Para aquellas que ya están en el mercado laboral, el incentivo debe continuar. Muchas ya están listas, pero deciden no presentarse a las vacantes porque piensan que no podrán hacer el trabajo y, de hecho, es exactamente lo contrario. Las mujeres aportan mayores niveles de educación, lo que conduce a una mejora en las habilidades profesionales en el futuro. Un informe de (ISC)2 destaca que el 52% de las mujeres encuestadas tiene un título de posgrado, frente al 44% de los hombres. Y, según una investigación de Fortinet, tener habilidades sociales, las llamadas soft skills, también es un diferenciador importante para los líderes de la industria. Para los puestos de Chief Information Security Officer (CISO), el análisis mostró que 17 de las 20 habilidades principales que los empleadores especifican como requisito son habilidades interpersonales. Las mujeres desarrollan más habilidades interpersonales que los hombres, lo que se traduce en un aporte positivo para los equipos de trabajo.

Para Fortinet, ser una empresa innovadora significa crear soluciones tecnológicas de vanguardia, pero también significa modelar una cultura de diversidad y ayudar a más mujeres a elegir una carrera en la industria de la ciberseguridad.

Hoy contamos con más de 180 mujeres expertas que ocupan puestos como ingenieras certificadas en ciberseguridad, ejecutivas de negocios de todo el país, gerentes de países y directoras regionales de ventas. Y seguimos trabajando para aumentar ese número, a través de políticas inclusivas, ofreciendo cursos gratuitos y alianzas con entidades que trabajan con el universo femenino. Sabemos que la diversificación de equipos produce mejores resultados empresariales que aquellos formados solo por hombres.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

La oportunidad para las mujeres profesionales en la industria de la ciberseguridad es enorme, es solo cuestión de animarse y tomarla.

* La autora es directora regional de Fortinet para Centroamérica

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.