EFE.- Coca-Cola anunció este martes la suspensión de sus negocios en Rusia, siguiendo la estela de una larga lista de multinacionales que han decidido dejar el país en respuesta a la invasión de ucrania.

En un breve comunicado, el gigante de los refrescos dijo que seguirá vigilando y evaluando la situación a medida que evolucionen las circunstancias.

“Nuestros corazones están con la gente que está sufriendo los horribles efectos de estos trágicos acontecimientos en Ucrania”, señaló la compañía con sede en Atlanta (Georgia, EE.UU.).

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La decisión de Coca-Cola se conoce en el mismo día en que otros símbolos del capitalismo estadounidense como McDonald’s y Starbucks han anunciado también que suspenden sus operaciones en Rusia.

La cadena estadounidense Starbucks anunció este martes que va a suspender todos sus negocios en Rusia en respuesta a la invasión de Ucrania, lo que incluirá el cierre inmediato de todas las cafeterías, horas después de que la también icónica MacDonald´s anunciara la misma medida.

“Seguimos pendientes de los trágicos acontecimientos y, hoy, hemos decidido suspender toda la actividad empresarial en Rusia, incluido el envío de todos los productos Starbucks”, dijo en una carta el consejero delegado de la compañía, Kevin Johnson.

Según Johnson, todas las franquicias de la cadena en Rusia han acordado “suspender inmediatamente las operaciones” y se han comprometido a apoyar a los casi dos mil trabajadores que dependen de Starbucks.

La empresa, que reiteró su condena “a los horribles ataques de Rusia en Ucrania” avanzó que, a medida que evolucione la situación, continuará tomando medidas que vayan en línea con sus “valores”.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

La decisión de Starbucks se conoció poco después de que otra de las grandes cadenas estadounidenses, McDonald’s, anunciase el cierre temporal de sus 850 locales en Rusia y que pone sus operaciones “en pausa” porque no pueden “ignorar el innecesario sufrimiento causado a Ucrania”.