La emisión del bono bitcoin anunciada por el gobierno de El Salvador para el 15 de marzo,  sigue generando “serias dudas”, ante la falta de claridad tanto en cuestiones técnicas como legales, mientras crecen las presiones por el déficit fiscal y la gestión de éste con pocas alternativas de  financiamiento.

El gobierno ha dicho que entre el 15 y el 20 de marzo emitirá el primer bono bitcoin con el que espera recaudar, 1,500 millones de dólares. Sin embargo, para concretar la emisión del bono bitcoin prevista para mediados de marzo, el gobierno salvadoreño debería  crear 20 leyes financieras nuevas, “pero por ahora no existen, y aparentemente  también se necesitaría crear una bolsa de valores” que sirva para emitir ese bono bitcoin, señala el analista Luis Membreño.

A seis meses de que el bitcoin fue declarado moneda de curso legal en El Salvador, el presidente de ese país, Nayib Bukele, aseguró que la semana entrante emitiría al menos 10 reformas legales para que el estado pueda emitir el prometido bono.

Membreño señala que también hay dudas sobre “la jurisdicción de la emisión: si son bonos locales o internacionales, y hay temas sobre la custodio de estos bonos: si será nacional o internacional, hay muchos temas técnicos no resueltos, pero no se ve tan fácil realmente”.

También puede leer Bonos volcánicos bitcóin, una oportunidad hasta para los pequeños inversionistas

De acuerdo con lo publicado hasta ahora por la empresa encargada de emitir el bono, se tienen ya un compromiso de entre 300 mdd y 500 mdd,  por lo que se tendrían que conformar todavía otros 1,000 mdd.

El economista y también empresario salvadoreño recuerda que  el gobierno ha dicho que se harán otras emisiones posteriores a la de marzo, “e incluso Bukele llegó a decir que refinanciarían toda la deuda externa de El Salvador en bitcoin. Estaríamos hablando de que tendrían que emitir en bitcoin este año cerca de 14,000 o15,000 mdd para poder refinanciar la deuda externa, mas los 1,000 mdd para  la Bitcoin City.

Lo anterior “genera grandes dudas de que haya un mercado dispuesto a comprar esa cantidad de deuda de El Salvador”, reitera Luis Membreño.

Por otro lado, la deficit fiscal de El Salvador, que se calcula aproximadamente en 85 % del Producto Interno Bruto (PIB), enfrenta serias presiones pues las fuentes de financiamiento se han ido cerrando, sin olvidar que por ahora el gobierno que encabeza Nayib Bukele no ha logrado un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

También puede leer El Salvador alista la emisión de bonos para financiar Bitcoin City

“Para poder financiar el déficit, El Salvador se queda con pocas opciones, a pesar de que CAF ha entrado a ser una fuente de financiamiento, y de que el BCIE le financió bastante en 2021 y para este 2022 se prevé que le financie 250 mdd, pero el problema no es el financiamiento para proyectos de infraestructura, porque ahí también entran otras ventanas que siempre están abiertas como el BID o el Banco Mundial, el problema es para el déficit fiscal”.

En lo que toca a las negociaciones con el FMI, todo parece indicar, a partir de declaraciones del directorio del organismos, que eliminar el bitcoin como moneda de curso legal sí es una condición previa a un acuerdo de financiamiento. Pero el gobierno también ha dicho que eso no es negociable, y que no darán marcha atrás, expone el analista.

Además de esas dos posiciones irreconciliables, Membreño señala que hay otros elementos en el contexto, como el conflicto del gobierno de El Salvador con Estados Unidos, por temas de democracia. “Estados Unidos ha señalado mucho ese tema, que sí entra en la ecuación del FMI, pues Estados Unidos es un accionista importante en el  Fondo, probablemente tenga un derecho de veto al momento de decidir”.

También puede leer Deuda de El Salvador puede rondar el 85% del PIB en 2021, señala economista