José Miguel Torrebiarte es un empresario guatemalteco que ha ocupado diversos puestos de liderazgo en dos compañías centenarias: Cementos Progreso y Calzado Cobán, ambas con fuerte presencia en Centroamérica, a la vez que importantes exportadoras a Estados Unidos. Actualmente es vicepresidente del Consejo de Administración de Cementos Progreso y presidente de la Junta directiva de Calzado Cobán.

Además, es vicepresidente de la fundación para el desarrollo de Guatemala (Fundesa) y miembro del consejo empresarial de América Latina. Con esa trayectoria comparte algunas de su visión para hacer de Guatemala un imán de las inversiones, generar mayor empleo, reducir las brechas sociales, e incluso la migración ilegal.

El empresario José Miguel Torrebiarte mira “grandes oportunidades” para Guatemala en el contexto actual, en principio, debido a la crisis que ha surgido en las cadenas logísticas.

“El rompimiento de esas cadenas con Asia y otros países ha permitido a Guatemala, por su ubicación geográfica, convertirse en un centro logístico y aprovechar el nearshoring”, dice el empresario.

Guatemala ya está aprovechando esas oportunidades, “por eso vemos que el crecimiento en las exportaciones es mayor que en otros años”. El mercado de Estados Unidos está requiriendo de productos de los que antes se abastecía principalmente de Asia, y “ahora se los abastece Guatemala”, además también el mercado local se ve desabastecido de productos asiáticos, “entonces los productores locales se ven beneficiados”, comenta.

Pero Torrebiarte es contundente, porque en medio de estas oportunidades, “hay que ser más competitivo. No podemos aprovechar una ineficiencia en el mercado siendo ineficientes produciendo localmente. El reto sigue siendo un mercado global”.

Antes de enumerar los temas clave que, considera, harán de Guatemala un mejor país y lo posicionarán en el mercado internacional, reconoce que a pesar de la pandemia, esa nación ha sido “relativamente exitosa en la recuperación”. Además de crecer arriba del 6% en 2021 (7.5, según la previsión del Banco Mundial), el nivel de su deuda es “relativamente bajo comparado con países de la región”,  y eso le ha dado mayor flexibilidad.

También pede leer Este es el plan de Guatemala para atraer inversiones: 25 CEOs extranjeros conocerán ventajas para relocalizar cadenas de suministro

Infraestructura productiva, la estrategia 

El empresario tiene claro que la infraestructura productiva es uno de los ejes que necesita trabajar Guatemala para “maximizar las oportunidades que se presentan a nivel global”.

Refiere que en los últimos 10 a 15 años “no se ha invertido suficiente”, sin olvidar que la infraestructura vial y portuaria permiten aumentar la competitividad del país.

Tampoco olvida el tema de la infraestructura social, pues se requieren mejores hospitales e infraestructura pública en general “para ser un país más resiliente a los impactos del cambio climático”, para canalizar ciertos ríos, ante el exceso de lluvias y evitar inundaciones.

De acuerdo con los cálculos de Torrebiarte Novella, Guatemala debería construir 2,500 kilómetros cada año en la próxima década para estar a un nivel de competitividad similar a los países de la región, y eso, al mismo tiempo, “sería un potenciador, porque además de generar competitividad atraería inversión extranjera y generaría muchísimos empleos”, uno de los pendientes de Guatemala. A octubre de 2021, Guatemala reportaba una tasa de desocupación de 2.5%.

Esa brecha en el empleo “la tenemos que cerrar a través de la atracción de inversión extranjera y la inversión local para generar más exportaciones y generar más empleo”.

El empresario admite que por mucho tiempo se “han reducido las capacidades de los gobiernos de poder estructurar proyectos de infraestructura, y eso se debe a un clientelismo, y no es un tema de un gobierno específico… se han ido mermando las instituciones, quitándoles capacidades técnicas a través de contrataciones por parentesco o clientelares”.

Torrebiarte refiere que en Guatemala se ha establecido un plan para recuperar esas capacidades, a través de un acuerdo interinstitucional. Uno de los avances es la digitalización.

Entre las innovaciones más recientes se encuentran las licencias de construcción, “que ahora operan en una ventanilla única, donde los constructores ingresan todos los documentos necesarios, y así logran una licencia en menor tiempo; todos son procesos digitales con el apoyo del sector privado y la alianza con la municipalidad y el gobierno central. Eso es parte de cómo vamos generando esas alianzas”.

También pede leer PIB de Latinoamérica se resentirá sin inversión en infraestructuras, dice BID

Vivienda impulsa construcción

En cuanto a la expectativa de crecimiento del mercado del cemento en 2022, el empresario comenta que es favorable, basado en el desempeño del año que terminó, gracias a la vivienda. 

     A finales del año pasado se anunció un acuerdo entre Cemex y Cementos Progreso para que ésta última adquiriera las operaciones de la mexicana en Costa Rica y El Salvador por un valor aproximado de 335 millones de dólares. La transacción implica una planta de cemento integrada, una estación de molienda, siete plantas de concreto, una cantera de agregados y dos centros de distribución.

En cuanto a los retos, el empresario enumera la competencia en la región, que tras la adquisición de Cemex se concentrará en empresas como Argos y en los importadores independientes de China o Turquía, pero “son retos que vamos enfrentando. Y todo lo tenemos que hacer de acuerdo con las necesidades del cliente, es la única manera de poder mantenerse y ser vigente en el mercado por tantos años. Satisfacer al cliente, cumplir con sus necesidades y abastecer el mercado cuando este lo necesita”.

En el tema ambiental, menciona que  “están trabajando para reducir las emisiones de CO2 igual que haría cualquier fábrica en Alemania o Suiza, reduciendo el contenido de clínker, que es el principal emisor”.

También pede leer Optimismo en la construcción: Crédito a vivienda crecerá un 10% este año

Calzado de exportación

En cuanto a Calzado Cobán, Torrebiarte menciona que actualmente exporta el 60% de zapatos que se fabrican en San Cristóbal Verapaz a Estados Unidos, y el resto se destina a Guatemala y Centroamérica.

Aquí el reto “es seguir siendo competitivos en reducción de costos y  en cómo poder seguir creciendo”.

Cobán ha duplicado su producción en los últimos dos años y han generado 400 empleos adicionales gracias al incremento de las exportaciones.

En 2022 esperan crecer en capacidad  con una inversión de 5 millones de dólares, de acuerdo con su presidente.

La migración de todos

José Miguel Torrebiarte no evade hablar del tema de la migración que en 2021 alcanzó niveles sin precedente en Centroamérica. 

     Por el contrario, lo asume como parte de un tema que también toca al sector privado: “Las empresas tienen un rol en el tema de la migración porque tienen la capacidad de seguir invirtiendo en Guatemala, de generar más empleo, de invertir sus utilidades y hacer que ese empleo sea digno”.

Pero también se refiere a  la necesidad de desarrollar el capital humano,  para aprovechar las oportunidades. Por ejemplo, en los call centers, en los BPOs (esquemas de proveeduría de servicios empresariales) “el inglés se convierte en una capacidad importante a tener”.

También pede leer Guatemala afirma que buscará crecimiento económico para mitigar la migración

Digitalización contra los factores de riesgo

La amenaza principal en el corto plazo para Torrebiarte “es la falta de certeza jurídica”, que “puede ser la amenaza más grande”. Estima que entre las consideraciones para que un negocio llegue a Guatemala, están la facilitación de comercio y la certeza jurídica, lo que significa que “los permisos que necesita para comprar una planta o para invertir sean realmente rápidos y que, una vez que se instale, las reglas se mantengan en el tiempo”.

Lo anterior, implica contar con instituciones fuertes, “donde la discrecionalidad del funcionario público no exista, y por eso creemos que entre las iniciativas que tenemos que empujar está la digitalización del Estado”.

Los procesos digitalizados, pueden dar certeza en el tiempo, no dependen del gobierno en turno porque ya son procesos establecidos y es mucho más ágil, más rápido y se elimina la discrecionalidad, “un tema que muchas veces rompe esa cadena, y es cuando muchos inversionistas se decepcionan y no sienten que Guatemala está siendo amigable…”

Para  el empresario José Miguel Torrebiarte, la certeza jurídica no es un tema que deba estar sujeto a cada gestión presidencial o que en cada gobierno se tenga que reinventar. Y es enfático: “Tenemos que marcar una visión de largo plazo”.

También pede leer LinkedIn: Digitalización, clave en el mercado laboral de Centroamérica