Por Tatiana Gutiérrez Wa-Chong 
El alza en la gasolina que se aprobará en los próximos días hará que Costa Rica pase de minimizar los efectos de la pandemia a un resfrío económico.

La crisis provocada por la invasión de Rusia a Ucrania desdibujó muchos de los signos de recuperación que se tenían y hace anticipar que los sectores afectados por la pandemia como lo son: el turismo, comercio y construcción no se dinamizarán tan rápido.

La apertura, la restricción vehicular, el mayor aforo y las clases presenciales pretendían darle un respiro a la economía, sin embargo, los altos costos de los combustibles pondrán un freno a todos los planes de inversión y contratación que podrían haber tenido.

Al subir la gasolina todo sufre por efecto dominó: las materias primas, los productos importados y los costos de producción se incrementan.

La gasolina súper subirá ₡87 llegando a una cifra histórica de ₡909 por litro y la Plus 91 ₡85. El diésel se incrementará ₡121 por litro.

La consecuencia de esto será que los costarricenses pese al no existir restricción vehicular mermen el uso de los carros para ahorrar y sumerja a los consumidores en una restricción obligada para cumplir con otras necesidades básicas.

“Además, los impactos de este resfrío se están sintiendo: inflación, aumento en tasas de interés y presión en el tipo de cambio”, aseguró Greivin Salazar, economista de la Universidad Nacional.

Leer: Cámara de Comercio busca vetar decreto que beneficiaba al Ministerio de Comunicaciones

La inflación de febrero fue la mayor de los últimos diez años y de los 289 bienes y servicios que integran el índice, 67% aumentaron de precio, 24% disminuyeron de precio y 9% no presentaron variación.

“El comportamiento al alza en la inflación responde a un impacto importado, que combina el efecto de los mayores precios internacionales de las materias primas y de los bienes en general, los mayores costos del transporte marítimo y el aumento en el tipo de cambio”, aseguró Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central.

Los productos importados y las materias primas están creando una fuerte presión en la inflación, es por este motivo, que el Banco Central tomó la decisión este lunes de subir la tasa de política monetaria en 75 puntos base y ubicarla en 2,50% anual.

Lo que sin duda provocará que los costarricenses tengan que pagar más por sus préstamos en colones y vean una disminución sustancial de su poder adquisitivo.

Aunado a todo esto, el precio del dólar también viene al alza y hace que se paguen ¢10 por cada dólar desde que inició el conflicto entre Rusia y Ucrania, el pasado 24 de febrero, pasando de los ¢645 a ¢655 en ventanillas.

De subir mucho el precio de la divisa, se tomaría la decisión por parte del Banco Central de intervenir y utilizar parte de las reservas monetarias internacionales.

“Esta tendencia seguirá ya que la presión seguirá siendo muy alta hasta que concluya el conflicto, pese a que el precio internacional del petróleo ha comenzado a bajar”, según confirmó Daniel Suchar, analista financiero.

La demanda mundial del petróleo sigue recuperándose, por lo que, permanece el desequilibrio entre la oferta y demanda con exceso de esta última.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“Las presiones sobre los macro precios son externas y fuertes por el aumento de las materias primas y los insumos de producción, incluyendo el petróleo. Por eso, estamos viendo subir los precios internos, el tipo de cambio y las tasas de interés”, destacó Shirley Saborío, economista independiente.

*En alianza con La República