La inflación se ha convertido en una gran preocupación para muchos estadounidenses.

El miércoles, la Reserva Federal anunció que elevaría las tasas de interés por primera vez desde 2018, en un momento en el que la pandemia y la crisis en la cadena de suministro han elevado el costo de prácticamente todo.

Los alimentos y los automóviles son más caros, al igual que los costos de transporte y la mano de obra de cualquier tipo.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Lo que podría reducir la inflación, como la estabilización de suministros y el aumento de la participación laboral, no ha sucedido, dijo el presidente pro tempore de la Fed, Jerome Powell.

Desde el banco central de la primera economía del mundo también corrigieron el alza de sus predicciones de inflación a una mediana de 4,3% para fin de año, en comparación con el 2,6% proyectado en diciembre.

Cómo piensan los multimillonarios

Cuando se trata de inflación, algunos de los hombres más ricos del mundo, como Elon Musk y Warren Buffett, han recomendado estrategias muy parecidas, de acuerdo con Yahoo Finanzas.

El domingo, el director ejecutivo de Tesla tuiteó que en tiempos de alta inflación, “generalmente es mejor poseer cosas físicas como una casa o acciones en compañías que cree que son buenos productos”, en lugar de mantener el efectivo guardado.

No hay nada nuevo. Buffett lleva años diciendo que una de las mejores formas de protegerse contra la inflación es ser propietario de una parte de “un negocio maravilloso”.

Al término de la Gran Recesión, el CEO de Berkshire Hathaway, dejó claro que no importa lo que suceda con el valor del dólar, el producto de una empresa seguirá teniendo demanda.

“Si eres dueño de Coca-Cola, obtendrás una parte determinada del trabajo de la gente dentro de 20 años y dentro de 50 años para tu producto y no hace ninguna diferencia qué ha pasado con el nivel de precios”, dijo en 2009 durante la Asamblea anual de accionistas de Berkshire Hathaway.

Invertir en “cosas físicas”, ¿qué significa?

Pero, al contrario del Oráculo de Omaha, que es un poco más escéptico con las criptomonedas (las cosas no físicas) Musk sigue teniendo confianza en los activos digitales y aclaró: “Todavía tengo y no venderé mi Bitcoin, Ethereum o Doge”.

Dogecoin saltó un 7%, inmediatamente después de que el CEO de Tesla emitiera esa opinión, según la revista Fortune.

Un artículo de Kevin Vandenboss para Benzinga señala que “el punto más importante del mensaje de Musk es que los activos físicos son generalmente la inversión más segura”.

“Este mensaje proveniente del mismo ‘Padre Doge’ debería decir mucho”, dijo.

El analista en bienes y raíces opina que, aunque no sea una opción muy factible para muchos inversionistas en estos momentos, tener la categoría de propietario en ese sector es una buena estrategia cuando hay alta inflación.

“En concreto, viviendas unifamiliares, plurifamiliares, unidades de almacenaje y terrenos de cultivo”, mencionó Vandenboss como algunas de las opciones disponibles para comprar acciones fraccionadas o incluso invertir en un fondo con cartera de propiedades.

Cuatro formas de invertir en propiedades “resistentes a la inflación”

En las viviendas unifamiliares, por ejemplo, los inversores minoristas pueden comprar acciones de propiedades de alquiler individuales con tan solo $ 100. Vandenboss aconseja la plataforma de financiación colectiva de bienes raíces Arrived Homes, que permite a los usuarios buscar propiedades, y simplemente elegir en qué casas invertir.

Para las propiedades multifamiliares existen múltiples opciones de recibir ingresos pasivos a través de crowdfunding. “Los inversores acreditados pueden buscar ofertas en sitios como CrowdStreet o RealCrowd e invertir en un proyecto con inversiones mínimas a partir de $25,000”, recomendó el experto.

Las opciones son quizás un poco más limitadas para inversionistas no acreditados, pero otras plataformas como CalTier Realty tienen un fondo multifamiliar con una inversión mínima de solo $500.

Unidades de almacenamiento, self-storage o “trasteros”: Vandenboss destaca la plataforma de crowdfunding de bienes raíces RealCrowd, que actualmente tiene una oferta con una inversión mínima de $50,000.

Por último, las tierras de potencial agrícola. También son una buena alternativa y puede que “una de las mejores jugadas inmobiliarias a largo plazo disponibles en este momento”.

Explica Vandenboss que la superficie de tierras de cultivo se está reduciendo en todo el país a un ritmo de más de 1 millón de acres por año, mientras que la demanda mundial de alimentos aumenta constantemente.

Por ejemplo, la plataforma de inversión en tierras agrícolas FarmTogether ya lanzó una oferta para un viñedo orgánico en California, con una inversión mínima de $ 15,000.

Los centros comerciales ya retomaron su ritmo normal y como extra, muchos ofrecen el servicio de vacunación