EFE.- La cuenca del Canal de Panamá, fundamental para el suministro de agua a más de la mitad de la población del país y las operaciones de la vía acuática, permanece saludable pero no exenta de amenazas por la actividad humana, dijo a Efe Karina Vergara, gerente de la División de Políticas y Protección Ambiental de la franja interoceánica.

Vergara indicó que entre los “grandes factores” que se configuran como una amenaza o riesgo de contaminación están en primer lugar las actividades humanas que se ubican en lugares dentro de la cuenca y que “no son aptas de acuerdo al uso de suelo”, como la ganadería en “ciertas áreas” con la consiguiente tala y deforestación, las cuales se han logrado “estabilizar”.

Leer: Valor de importaciones hacia Costa Rica aumentó más del 40% en 2021

Otro factor “muy ligado” a la acción humana tanto en la cuenca como en todo territorio es la “falta de medidas adecuadas para el tratamiento o mitigación de impactos ambientales” producto de la actividad productiva como la agroindustrial, industrial y residencial.

También genera preocupación la contaminación de aguas subterráneas o las que están cercanas a Cerro Patacón, el mayor vertedero del país, lo que llevó a que la empresa que lo opera fuera denunciada meses atrás por el defensor del Pueblo, Eduardo Leblanc, quien afirmó que uno de los temores es que estuviera perjudicando a la cuenca del canal.

Cerro Patacón es operado por la empresa Urbalia, propiedad de la colombiana Interaseo. Situada en las afueras de la capital, esta escombrera dispone más del 40 % de toda la basura generada en este país de 4,28 millones de habitantes.

AGUA POTABLE A SALVO

El vertedero drena hacía los ríos Cárdenas y Guabinoso que desaguan directamente a la entrada del lado Pacífico del canal, pero “no vierte al sistema de lagos del canal” sino que “va directamente al mar”.

“No llega al sistema de lagos del canal de donde se abastecen las 8 potabilizadoras que están ahora mismo abasteciendo a la población metropolitana, a Colón y Chorrera”, señaló Vergara.

Dijo que pese a que esto no pone en peligro el suministro de agua “es un tema que no se puede dejar de lado” y que se ha tratado con las entidades competentes.

La cuenca hidrográfica del canal, de 3.313 kilómetros cuadrados, abarcando más de 40 corregimientos en 7 distritos en las provincias de Panamá y Colón. Está constituida por los Gatún, Alhajuela y Miraflores.

Los lagos artificiales Gatún y Alhajuela acopian el agua de las precipitaciones que caen sobre la cuenca hidrográfica, de las que se sirven las potabilizadoras para las operaciones de la vía y además para suministrar el vital líquido “al 54 % de la población que son unos 2 millones de personas”, señaló Vergara.

FACTORES QUE FAVORECEN LA SALUD DE LA CUENCA

El Canal de Panamá ha trabajado por más de 20 años con una “plataforma participativa” a nivel de las comunidades y con los residentes del sector productivo que habitan en la cuenca para promover su conservación.

También se ha trabajo fortaleciendo la “red de jóvenes por el ambiente” y desarrollando proyectos para favorecer la conservación de la cuenca.

Se ha establecido en ese sentido un programa de incentivos económicos ambientales que pasa por la titulación de tierras; pago por protección de bosques; y un programa de agricultura familiar y de subsistencia, que arrancará el año próximo.

PLANES PARA GARANTIZAR EL RECURSO HÍDRICO

En 2019, la cuenca del Canal de Panamá experimentó su quinto año más seco en 70 años, ha dicho la ACP, lo que provocó que los niveles de los lagos artificiales Gatún y Alhajuela “cayeran muy por debajo del promedio”.

Pero este año, dijo Vergara, las perspectivas son buenas con las proyecciones internacionales que indican que La Niña durará hasta agosto, y después seguirá una situación “media, neutral..no es Niño, no es Niña”.

Destacó que también, además de las medidas de ahorro tomadas a corto plazo, se estudia un “abanico de alternativas” como la contratación por la ACP en noviembre pasado del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. para servicios de consultoría y asesoría técnica para el Programa de Proyectos Hídricos.

La licitación para el diseño, construcción y puesta en marcha del sistema optimizado de administración de agua fue “cancelada” para reformular su modelo.

“Eso es lo que nos va a entregar el Cuerpo de Ingenieros, una mejor definición de proyectos que se va a estar analizando con el personal profesional de la ACP, de tal manera que podamos formular luego esa licitación para diseño y construcción” de un mejor sistema de almacenamiento de agua dentro de la cuenca.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter