Investing.com – “Mi vida ha sido producto del interés compuesto”, dijo una vez Warren Buffett. Lo que funcionó como inversión para el Oráculo de Omaha durante tres cuartos de siglo también funciona a la inversa con la subida de los precios.

Desde 1965, Berkshire Hathaway (NYSE:BRKa), propiedad de Buffett, ha acumulado rendimientos a una tasa media de alrededor del 20% anual, algo inimaginable por aquel entonces. 

Suponiendo una rentabilidad perfectamente equilibrada, su inversión inicial de 15 dólares por acción se habría convertido en 18 dólares tras una rentabilidad del 20% ese primer año. Si se hace esto durante 12 años, en 1976 las acciones superan el umbral de los 100 dólares. En 1989, unos 1.000 dólares. Añade otro cero en 2001, y de nuevo en 2014. Cada docena de años, Berkshire se revaloriza la friolera de un 900%, recoge Yahoo Finance

Por supuesto, este tipo de rendimientos nunca son perfectamente uniformes y la mayoría de nosotros no llega a los 100 años. Buffett tiene 91 años.

Leer: El consejo de Elon Musk durante la inflación: invierte en “cosas físicas”

A lo largo del último siglo, la inflación ha sido del 2,87% anual de media. Aunque la mayoría de los inversores se resistirían a un rendimiento de la inversión tan bajo, la inflación persistentemente baja pasa casi desapercibida. 

Sin embargo, un billete de 100 dólares en 1922 -con la inflación que va mermando su valor cada año- valdría hoy sólo 5,44 dólares. Si se hubiera gastado ese dinero hace 100 años, el poder adquisitivo habría sido 18 veces mayor.

La Reserva Federal tiene como objetivo una inflación de alrededor del 2%. Pero incluso a este nivel, aparentemente bueno, ese billete de 100 cae a 82 dólares después de una década, y a 67 dólares después de dos décadas. El poder del interés compuesto al revés.

En un artículo publicado en Fortune en 1977, Buffett habló sobre la inflación cuando ofreció el ejemplo de una viuda que vivía con una tasa de ahorro fija del 5% en medio de una inflación que se desarrollaba a un ritmo similar. “Para una viuda con sus ahorros en una cuenta de libreta del 5%, no hay ninguna diferencia entre que pague el 100% del impuesto sobre la renta sobre sus ingresos por intereses durante un periodo de inflación cero o que no pague ningún impuesto sobre la renta durante los años de inflación del 5%”, dijo.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

En cuanto al impuesto oculto de la inflación, prosiguió: “En cualquier caso, se le ‘grava’ de una manera que no le deja ningún ingreso real. Todo el dinero que gasta sale directamente del capital. A ella le parecería escandaloso un impuesto sobre la renta del 100%, pero no parece darse cuenta de que la inflación del 5% es el equivalente económico”.

Investing.com
Investing.com