Sandra Cauffman es una mujer costarricense en la NASA que desde hace más de 30 años trabaja para dicha organización, por lo que es un ejemplo de superación para los jóvenes costarricenses y centroamericanos. Actualmente, ocupa la dirección adjunta de la División de Astrofísica, donde su función es tener la responsabilidad de todas las carteras de misiones astrofísicas, de todos los telescopios que tienen operando en este momento.

Esta mujer costarricense en la NASA cuenta que estos aparatos le permiten obtener datos para investigaciones y misiones en los próximos años. Asimismo, como la vigilancia de toda la tecnología para implementar en los aparatos enviados al espacio. 

Kauffman estudió Ingeniería Eléctrica en Estados Unidos en la George Mason University, luego de se intento de estudiar Ingeniería Industrial en su natal Costa Rica. Posteriormente pudo laborar con una agencia contratista que trabaja para la NASA, pero no ingresó al momento por la falta de papeles.

“Tres años después pude ser ciudadana y con más experiencia logre trabajar directamente en la NASA y en febrero cumplí 31 años en la organización”, sostiene.

La científica costarricense comenta que su mamá alimentó sus sueños de llegar a la Luna, cuando la llevó a ver por televisión al primer hombre llegar al satélite natural de la Tierra, por lo que ahí crecieron más sus anhelos por estudiar. 

Para Cauffman, la estrategia de su éxito es tratar de ver lo que uno quiere y tratar de posicionarse poco a poco, debido a que no se puede esperar que todo llegue en bandeja de plata.

Leer: Nueve multimillonarios que levantaron su imperio desde casa

Las mujeres en carreras STEAM

La mujer costarricense en la NASA comenta que para impulsar a las niñas a estudiar carreras en el área de STEAM es necesario que los padres inculquen este tipo de conocimientos o destrezas desde temprana edad.

A pesar de casos como el de Cauffman, que labora en la NASA, solo el 30% de las mujeres se desarrollan en carreras STEM en Costa Rica, muestran datos de la Academia Nacional de Ciencias. Además, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura señala que solo el 21% de estudiantes de carreras STEM en Iberoamérica son mujeres.

Para que las mujeres estudien más carreras STEAM se debe contar con el apoyo de los padres para dejar a un lado los estereotipos. Hoy en día hay mucha gente que está cambiando sobre la formación de la mujer, sin embargo, todavía se ve en Latinoamérica que la mujer pertenece a la cocina”, señala la mujer costarricense que trabaja en la NASA.

La ejecutiva de la NASA comenta que al principio sintió barreras por ser mujer, sin embargo, hoy en día ya no. “Al principio si fue un proceso de un par de años de trabajar con la mayoría hombres, en las reuniones no me escuchan, y solo escuchaban a muchachos que decían lo mismo que yo y a mí no me escuchaban”, recuerda. 

Cauffman cuenta que para ella comenzó a escuchar una voz interna para poder expresar sus ideas y dejar de disculparse por el hecho de que no la tomaban en cuenta por ser mujer.

Con el tiempo logró exponer sus ideas con bases y con hechos para que sus compañeros hombres entendieran que ella también estudió y obtuvo sus grados.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

La NASA y sus planes a futuro

Cauffman empezó como Sttaf Engenier y luego fue contratada en el servicio de satélites, ya que en ese momento se planeaba la primera misión del telescopio Hubble y a la par se efectuaba el proyecto de transbordador espacial, por lo que tuvo la oportunidad de trabajar con astronautas debido a que los entrenó. 

Asimismo, la mujer costarricense en la NASA participó en una misión de astrofísica, satélites estacionarios, los cuales ayudan a medir la humedad, ver huracanes, y analizar el impacto que tiene el sol sobre la tierra.

Después de siete años de estos proyectos, ella obtuvo un lugar en un programa de gestión de proyectos, lo que dio como resultado que ella fue directora de la División de Astrofísica, por lo que en la actualidad tiene una alto nivel ejecutivo.

En los noventas, ella tenía la aplicación para ser astronauta, pero hubo dos factores en contra que fueron un vértigo que sintió al ver la película llamada Destiny in Space y que al tiempo se diera cuenta que sería mamá.

Tras ver la película que me dio vértigo fue donde decidió hacer misiones científicas, ya que en la NASA no solo se enfocan en misiones tripuladas.

Uno de sus grandes anhelos es crear una fundación para ayudar a jóvenes en Latinoamérica y en otros países para guiarlos a buscar oportunidades que por “a” o por “b” no saben dónde están para poder encontrarlas.