Reuters.- Las aerolíneas repercutirán el alza de los precios del crudo a los pasajeros a través de tarifas más altas con relativa rapidez, pero el aumento de los costos de la energía empeorará las perspectivas generales del sector en 2022, según el director de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Después de que JetBlue JBLU.O lanzara una contraoferta por la aerolínea estadounidense de bajo costo Spirit Airlines SAVE.N, el director general del organismo, Willie Walsh, también dijo que ve un mayor margen para la consolidación entre las aerolíneas estadounidenses.

“El mercado se ha visto sorprendido”, dijo Walsh en una sesión informativa. “Es una prueba de que la solidez financiera de las aerolíneas estadounidenses se distingue del resto del mundo”, indicó, añadiendo que los consumidores se habían beneficiado de las grandes inversiones en nuevos productos.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

La IATA dijo que el tráfico mundial de pasajeros repuntó en febrero, a medida que el impacto de la variante ómicron del coronavirus se redujo fuera de Asia. La guerra en Ucrania aún no se ha trasladado a los datos mensuales.

En febrero, el tráfico de pasajeros se situó en el 54.5% de los niveles vistos en el mismo mes de 2019, por encima del 50,6% de enero, pero por debajo del 55.1% de diciembre. El volumen de carga se situó en el 111.9%.

Leer también: Centroamérica incrementa en 3.7% su capacidad aérea

Las aerolíneas están lidiando con un aumento de los precios del crudo, que se aceleró tras la invasión rusa de Ucrania, una medida que Moscú describe como una “operación militar especial”.

La subida ha empeorado un panorama que ya se esperaba que incluyera una pérdida en todo el sector en 2022, aunque algunas aerolíneas obtendrán beneficios a medida que el mundo escenifique una recuperación desigual, dijo Walsh.