Por Georgina Baltazar Gaytán
Si bien Centroamérica y República Dominicana avanzan para combatir el rezago existente en infraestructura, aún tienen mucho camino por andar. La región destina, en promedio, 3% de su Producto Interno Bruto (PIB) a este rubro, por debajo del 6.2% recomendado por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Desde 2019, la mayoría de los integrantes de la región actualizó sus marcos legales en torno a las Asociaciones Público-Privadas (APP), de manera tal que empieza a notarse más el financiamiento con este modelo de inversión. Sin embargo, su uso es aún incipiente, sobre todo, debido a que “los ciclos electorales siguen marcando el ritmo”, asegura Federico Villalobos, socio consultor de Deloitte.

Alrededor de 90% del financiamiento para infraestructura en Centroamérica proviene de recursos públicos, mientras que 10% se concreta con APP. Mientras que en América Latina, 35% de la inversión en infraestructura proviene de capital privado; 15% tienen origen en la banca multilateral y el resto del gobierno, estima Villalobos.

Aunado a ello, agrega, falta fomentar una cultura de pago por servicios al sector privado, tal como ocurre en mercados más maduros como el energético y el de telecomunicaciones.

Pero la pandemia por Covid-19 llegó a meter presión fiscal a los proyectos que estaban en marcha o programados, lo cual puede fortalecer el planteamiento de monetizar activos.

En opinión de Ignacio García de Presno, socio Líder de Deal Advisory & Strategy de KPMG en México y Centroamérica, la pandemia nos enseñó que no estábamos preparados para un acontecimiento de tal magnitud en cuanto a sistemas de salud, suministros, comunicación o digitales. “Otros países están creando grandes zonas de almacenamiento, duplicando carreteras, puertos o aeropuertos, en lo que se conoce como ‘suministro de infraestructura para que no falten suministros’, lo cual no está pasando en la región”.

También puede leer PIB de Latinoamérica se resentirá sin inversión en infraestructuras, dice BID

Asimismo, falta incluir en la agenda de la región un enfoque hacia el cambio climático en temas de infraestructura. “No estamos planeando a largo plazo, acomodando los avances tecnológicos a los nuevos proyectos”, sentencia García de Presno.

Para transitar hacia la sustentabilidad, en los próximos años el sector transporte tiene que migrar hacia tecnología híbridas y eléctricas, en vez de los de combustión tradicional. Además, la digitalización en puntos fronterizos debe acelerarse”, sugiere Dante Mossi, presidente ejecutivo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), organismo que contribuye con 50% del financiamiento en infraestructura de la región.

En este sentido, los países de Centroamérica que aún no cuentan con infraestructura muy desarrollada tienen la ventaja de planear proyectos con base en nuevos estándares desde el punto de vista de la sostenibilidad. “¿Qué sentido tendría destinar recursos a una refinería de petróleo si hoy el mundo va hacia el hidrógeno?”, resalta Rafael Casale, socio de la consultora Infraestructure Development Services.

También puede leer Inversión en infraestructura para la recuperación de América Latina

De acuerdo con el informe Tendencias emergentes en infraestructura, elaborado por la consultora KPMG, 2022 será un año de oportunidades a medida que el mundo aprende del pasado y trabaja para reconstruir con más resiliencia, sostenibilidad y equidad. Por ello, no hay duda de que las decisiones de infraestructura que tomemos este año sentarán las bases de cómo evolucionará el mundo el próximo siglo.

Obras estratégicas

En busca de desarrollo económico y social, Centroamérica apuesta ya por proyectos que catapulten sus ventajas competitivas. Y a pesar de la pandemia por Covid-19, varias obras vieron la luz en los últimos meses y otras están programadas para comenzar en breve.

Es notoria la directriz de incrementar la infraestructura productiva, recuperar la capacidad ferroviaria y fortalecer la integración regional, es decir, la infraestructura estratégica, esa “que marca un salto cualitativo, la que produce una mejora sustancial a nivel económico y social”, de acuerdo con Rafael Casale.

También puede leer Biden firma el plan de infraestructuras de 1,2 billones de dólares

Forbes presenta una selección de proyectos en los países de Centroamérica y República Dominicana que apuntan avances para la tan anhelada transformación regional.

El Canal Seco de Honduras

Fuente: Twitter de @JuanOrlandoH

Con el objetivo de convertir al país en un centro logístico y de interconexión, en julio de 2008 inició la construcción del Canal Seco, una ruta carretera con una longitud de 95.87 km y cuatro carriles, enfocada en mejorar el traslado de mercadería desde Puerto Cortés (Atlántico de Honduras), hasta la zona sur del país (conecta con El Salvador a través de la aduana El Amatillo y la Aduana Guasaule en la frontera con Nicaragua).

Las obras, con un monto total de 417 millones de dólares (mdd), se completaron con el concurso de seis convenios de financiamientos canalizados a través del BCIE, provenientes del Fondo Yucatán, Banco Nacional de Desarrollo del Brasil, Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES, entre otros.

Entre las dificultades en el camino estuvieron el recorte en el financiamiento de del BNDES, lo que propició la búsqueda de otras fuentes financieras directamente con el BCIE, hasta la oposición de comunidades y la resolución de especificaciones técnicas del pavimento.

Pese a las interrupciones, la obra concluyó a finales de 2021, casi en paralelo a la inauguración del Aeropuerto Palmerola, en Comayagua, el cual cuenta con una terminal de carga de 3,000 m2 con tecnología de cadena fría y una plataforma para recibir a 13 aeronaves de manera simultánea.

Un siguiente reto logístico, en conjunto con Nicaragua y El Salvador, será la construcción del Puerto de Amapala para recibir barcos de gran calado, así como el puente que unirá a la Isla del Tigre con Coyolito (Valle). Este proyecto fue aprobado como parte del plan de paz y desarrollo sustentable del Golfo de Fonseca.

También puede leer Honduras recibe 4,800 mdd de Japón para proyectos de infraestructura

El Puerto de Cruceros de Amador, en Panamá

Foto: Pexels

Además de su fortaleza como principal centro logístico de América Latina y pieza clave en el comercio mundial, Panamá robustece su vocación hacia el turismo internacional. Muestra de ello es el Puerto de Cruceros de Amador, un polígono de 88.5 hectáreas de zona marítima y 10.5 hectáreas de estructura terrestre (incluidos 20,000 m2 de reserva boscosa y otra fracción equivalente para estacionamiento), con capacidad para recibir en simultáneo a dos mega buques con 5,000 pasajeros cada uno.

El proyecto, ubicado en Isla Perico, fue adjudicado vía licitación al consorcio Cruceros del Pacífico —integrado por China Harbour Engineering Company y Jan De Nul— y comenzó a construirse en octubre de 2017 con un presupuesto de 165 mdd.

De acuerdo con proyecciones del gobierno panameño, esta obra impulsará el turismo marítimo y ayudará a atender a más de 250 cruceros que transportan a alrededor de 600,000 turistas al año.

En noviembre pasado se realizó un atraque de prueba de un buque con 600 pasajeros. La expectativa es que la terminal inicie operaciones en septiembre próximo. Los turistas que arriben desde el este podrán cruzar el canal e ir a una ruta en el Atlántico.

Aunado a ello, el país anunció una inversión de más de 776 mdd  en proyectos de infraestructura turística en 2022, en seis de los polos turísticos de mayor crecimiento.

Moody’s: La infraestructura impulsará a la economía de Panamá

La hidroeléctrica Mojolka en Nicaragua

La tecnología ha revolucionado las cadenas de suministro. Foto: Hugo Salvatierra.

Tras la ejecución del Proyecto de Rehabilitación y Modernización de las Centrales Hidroeléctricas Centro América (50 MW) y Carlos Fonseca (50 MW), a cargo de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), este país se prepara para iniciar el proyecto hidroeléctrico Mojolka, sobre el río Tuma, en la región norte-centro de Nicaragua, con un financiamiento de 251.3 mdd, con la participación de la compañía China Communications Construction Company Limited.

Además, con la finalidad de impulsar el comercio exterior y descentralizar la actividad económica hacia la Costa Caribe, confirmó la construcción de su primer puerto de aguas profundas (entre 8 y 10 m) en la ciudad de Bluefields, para barcos de 5,000 a 10,000 tpm.

Esta obra —que consistirá en un canal marítimo con 438,000 m2 de dragado y una vía de acceso terrestre de 7 km con dos carriles— está proyectada para ejecutarse en tres fases con una inversión aproximada de 480 mdd. La licitación podría estar lista para mediados de año.

Nicaragua modernizará su infraestructura aeroportuaria

El Sistema de Tren Rápido de Pasajeros de Costa Rica

Foto China State Railway Group.

La nación tica —con su meta de descarbonización para el año 2050 y con mayor densidad automovilística en la región— planea hacer realidad el Sistema de Tren Rápido de Pasajeros en la Gran Área Metropolitana, el cual requerirá una inversión aproximada de 1,500 mdd

La expectativa es que contribuya a la generación de encadenamientos productivos con otros sectores de la economía, como turismo, comercio, manufactura, industria alimentaria, construcción, entre otros, y en el desarrollo urbano de las zonas en las que transitará.

El recorrido abarcará 84 km entre Paraíso de Cartago y el Coyol de Alajuela, pasará por cuatro provincias y 15 cantones, para transportar a 200,000 usuarios al día. De concretarse, será el primer tren cero emisiones del mundo, dado que el país genera 98% de energía limpia.

Del financiamiento aprobado por el BCIE por 550 mdd para la construcción y el equipamiento del Tren Eléctrico, el banco consiguió el cofinanciamiento del Fondo Verde para el Clima por 250 mdd.

En cuanto a integración regional, destaca el Puente Binacional sobre el río Sixaola, inaugurado en marzo de 2021 para unir puestos fronterizos a través de dos carriles de 260 metros, aceras, ciclovías a ambos lados y rampas de acceso. Como parte del proyecto también se construyeron instalaciones para las oficinas administrativas, que albergan las sedes de once organismos de ambos Costa Rica y Panamá. La inversión requerida fue de 25 mdd, financiada por el Fondo Yucatán y recursos de ambos países.

También puede leer Obras de Infraestructura en Costa Rica edificadas en el gobierno de Carlos Alvarado

El Tren Bicentenario de Guatemala

tren
Foto: Pixabay

El plan de crear un corredor férreo de Norteamérica a Centroamérica avanza a paso firme. Ejemplo de ello es el Tren Bicentenario, el cual en su primera fase abarcará 270 km de vías desde Tecún Umán (Guatemala) hasta Ciudad Hidalgo (Chiapas, México) y Puerto Quetzal (en el Pacífico), con una tecnología que no requiere que las vías estén electrificadas, ya que cuenta con baterías de carga rápida.

La realización de este proyecto, por adjudicación directa, estará a cargo de la empresa mexicana Remed y la británica Vivarail, con una inversión de 750 mdd.  

La interconexión ferroviaria entre ambos países podría ir más allá con vinculaciones al Tren Maya y al Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, previa recuperación de los activos y creación de acuerdos. Incluso, existen planes para extenderse a El Salvador y Honduras.

Esta renovación de infraestructura ayudaría a Guatemala a incrementar su competitividad, eficiencia y seguridad del transporte, logística de mercancías y recaudación fiscal.

También puede leer Alianzas público-privadas en Guatemala, esenciales para infraestructura

El Tren Pacífico de El Salvador

Avanza desarrollo del tren de carga en Guatemala
BCIE y Corea del Sur dieron a conocer que avanza desarrollo del tren de carga en Guatemala

En 2021, este país fue el que más apoyo recibió del BCIE. Entre los avances en materia de infraestructura está el estudio de factibilidad del Tren del Pacífico (que inició septiembre de 2021 y se espera que concluya a finales de agosto de 2022), con un costo de 450,000 dólares, realizado por Soosung Engineering y financiado por el Fondo Fiduciario de Donante Único Corea–BCIE (KTF).

La relevancia de este proyecto consiste en favorecer el traslado tanto de mercancías como de pasajeros a través de líneas férreas y conexiones terrestres, con puertos y aeropuertos nacionales y con los vecinos Guatemala y Honduras.

Otro avance fue el inicio de obra del Puente Binacional General Manuel Arce (Guatemala-El Salvador), el cual tendrá un financiamiento de 32.9 mdd y potenciará el turismo, el comercio y la industria local y regional.

En materia aeronáutica, en enero pasado fue inaugurada la nueva terminal de pasajeros del Aeropuerto Internacional San Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, con lo que duplicó su capacidad (de 2.5 a 5 millones de personas) e inició la ampliación de la terminal de carga, la cual será financiada con recursos de una APP.

El Salvador también apuesta por la especialización turística, por lo que planea invertir 100 mdd para de infraestructura y equipamiento a la Surf City.

También puede leer El Salvador prepara la obra de infraestructura más grande del país

El desarrollo turístico Cabo Rojo en República Dominicana

playas República Dominicana Punta Cana
Foto: Jeffreyaki/Flickr.

Con la entrada en vigor de laL ey 47-20, así como con un plan de reactivación, está nación acelera los proyectos de infraestructura para afianzar su desarrollo turístico, comercial e inmobiliario, entre los que destacan tres obras,

La Autopista del Ámbar, con un costo estimado de 400 mdd, tendrá una longitud de 35 kilómetros y atravesará la cordillera septentrional. El recorrido de Santiago-Puerto Plata se hará en 30 minutos, mientras que el de Santo Domingo a Puerto Plata en dos horas. El avance actual consiste en la realización de estudios de factibilidad, aún está pendiente la adjudicación y construcción. El plan es concluir la obra en 2024, la cual se espera sea autosostenible.

La remodelación y ampliación del Puerto de Manzanillo, es otra de las obras, la que cuenta  con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 100 mdd. El objetivo de ésta es incrementar el movimiento de contenedores del sector agrícola-industrial y zonas francas del noroeste del país.

En tanto, la creación del desarrollo turístico Cabo Rojo, en Pedernales, requiere una inversión de más de 2,500 mdd en una década, con un monto inicial de 1,000  mdd para la edificación de las primeras 3,000 habitaciones, la construcción del aeropuerto que servirá a esa zona y una planta de generación eléctrica eólica o fotovoltaica (dado que es un proyecto verde), sistemas de agua, vías de acceso y vivienda para el capital humano de la zona en desarrollo.

También puede leer Infraestructura, las piezas que faltan en República Dominicana