En un reciente artículo, CB Insights publicó “Las 12 razones por las cuales las startups fracasan”, en base al análisis de más de 100 casos de startups postmortem. A continuación quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones en torno a las 3 razones más importantes, según dicho informe, y sugerir algunas acciones que se pueden tomar para evitarlas.

3. Ser Superado por la Competencia

En el tercer lugar del podio, escuchamos que muchos emprendedores dicen que fracasaron porque los superó la “competencia”. Esa palabra me gusta mucho.

En el mundo de las startups nos piden que definamos nuestro diferenciador. Lo que nos hace únicos. Pero no debemos olvidar que siempre hay competidores. No ofrecemos un producto. Ofrecemos soluciones a problemas. Y los problemas, por lo general, ya están siendo resueltos de alguna manera. Lo que buscamos ofrecer es una solución mejor a las alternativas ya existentes.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Ser emprendedor tiene muchos paralelismos con ser un deportista de alto rendimiento. Y hay un único factor que determina el resultado de un deportista: el esfuerzo. Claro, el talento o incluso la suerte tienen un rol, pero hay incontables testimonios que demuestran que el talento sólo no alcanza. Y en cuanto a la suerte, siempre recuerdo la genial frase del golfista Gary Player: “cuanto más me entreno, más suerte tengo.”

En ese contexto, ¿qué hace un deportista si las personas contra las que compite lo superan? Entrena más. Y ¿qué debería hacer un emprendedor? Trabajar más. Esforzarse el doble o el triple que la competencia. El diferencial número 1 de las startups exitosas es que trabajan más duro que el resto.

2. Falta de Demanda en el Mercado

El principal síntoma que avisa que habrá problemas es cuando vemos que un emprendedor se enamora de su plataforma, su app, su dispositivo o su producto,  y pierde de vista lo más importante: el para qué. ¿Cuál es el problema que estoy solucionando?

Aquí, el ego y la psicología juegan roles fundamentales, y constantemente se debe hacer un esfuerzo por empatizar con el usuario y permanecer humildes. El error habitual cuando un usuario no usa o no entiende nuestro producto es enojarse. Pero ellos no tienen la culpa. La culpa es del emprendedor.

La herramienta principal para ayudar a prevenir este desvío de foco es el método Lean Startup. El principio rector de este método es “fracasar rápido y barato”. Pensar un problema, diseñar una solución en su formato más barato y sencillo posible y enseguida salir a validar con los potenciales usuarios. Recibir el feedback, hacer los ajustes necesarios, y volver a empezar el ciclo.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

1. Quedarse sin efectivo o no lograr otra ronda de inversión

Y en la cima del podio tenemos que esta es la principal razón por la cual las startups fracasan: agotar el capital disponible. ¿Cómo se supera esto?

Los emprendedores debemos tener claro que los fondos que recibimos de parte de inversores son una apuesta, pero no son un regalo. Aceptar inversión implica asumir una enorme responsabilidad de usarla sabiamente para el crecimiento de la compañía.

Para no caer en este error, la planificación y proyección de caja es fundamental. Les sugiero este simple método que pueden usar como diagnóstico rápido para validar la buena salud de su startup: 

  • En primer lugar, debes conocer tu runway. Es decir: cuál es el flujo de ingresos y egresos proyectados, y cuál es el día en el que, si no cambia ese flujo, la startup se quedará sin caja.
  • En segundo lugar, siempre pensar cómo optimizar el flujo de egresos para estirar el runway lo máximo posible sin desviarse de los objetivos de la compañía.
  • Y por último, sabiendo cuánto tiempo demora recibir una nueva inversión, establecer una fecha a partir de la cuál se debería empezar a buscar una nueva ronda de inversión para no agotar la caja.

Aprendí mucho leyendo este artículo de CB Insights, así que les dejo el link aquí para quien quiera aprovecharlo. ¡Hasta la próxima!

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.