X
BREAKING
4 volcanes de Costa Rica que debes visitar en tu próximo viaje

Por Urías Gamarro/ Prensa Libre.- Que la economía guatemalteca creció 8% el año anterior es una de las principales conclusiones a las que llegó la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), según la declaración final de la misión de la Consulta del Artículo IV correspondiente a 2022, que concluyó este viernes.

Lo anterior consiste en una serie de reuniones que realizan los delegados del FMI con las autoridades económicas del país (principalmente el Banco de Guatemala) en la cual se analizan diversos indicadores y se confirma el desempeño económico del país.

Emilio Fernández-Corugedo, quien es el nuevo jefe de misión nombrado por ese organismo en noviembre pasado, estuvo a cargo de dar a conocer las principales conclusiones y recomendaciones, entre lo cual destaca que la economía guatemalteca medida por el producto interno bruto (PIB) cerró el 2021 en 8%. Es decir, más del 7.5% previsto por la banca central.

Leer también: Estos son los productos y servicios que más se encarecieron en marzo y elevaron la inflación a 4.17%

“Hay un notable desempeño económico durante la pandemia y la economía de Guatemala se mantiene con una estabilidad que la caracteriza desde hace varios años; el resultado del 2020 fue uno de las más bajos en toda la región y la recuperación ha sido una de las más dinámicas”, resaltó Fernandez-Corugedo minutos después de haber concluido la sesión de cierre con las autoridades monetarias y financieras.

Remarcó que, en Guatemala, a diferencia de lo ocurrido en muchos países, la inflación se ha mantenido baja, así como la solidez del sistema financiero y ese desempeño se debe en gran parte a las respuestas de la política monetaria, fiscal y financiera, que fueron rápidas, coordinadas y contundentes, por lo que asentaron las bases para la recuperación, que fue sólida el año pasado.

“Esperamos que cuando se publiquen los números del PIB, la economía crezca alrededor del 8%, consistente con los últimos números del Imae -índice mensual de la actividad económica-“, enfatizó el jefe de misión.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Sobre el 2022, el FMI indica que “el crecimiento está proyectado en torno a 4%, respaldado por la política fiscal y la monetaria, la continuidad de la reactivación de sectores rezagados (como el turismo) y la resiliencia de la economía estadounidense, que promoverá vigorosas remesas.

A mediano plazo, se prevé que el crecimiento se acerque al potencial (aproximadamente, 3½ por ciento). La inflación aumentaría en 2022, a tono con las presiones inflacionarias internacionales, pero se mantendría dentro de la meta establecida por la autoridad monetaria.

Se proyecta una disminución del superávit en cuenta corriente, producto del alza del costo total de las importaciones en medio de elevados precios internacionales de las materias primas. Las reservas internacionales, por su parte, se mantendrían por encima de niveles holgados”.

Riesgos a la vista

Fernández-Corugedo, también se refirió a las amenazas que enfrenta la economía para 2022, señalando que Guatemala presenta una posición sólida para afrontar los riesgos de índole externos, que son muy elevados.

“Los riesgos son elevados y sesgados a la baja, en especial el conflicto entre Rusia y Ucrania, las presiones inflacionarias globales, el posible incremento en las tasas de interés en los países avanzados y la pandemia”.  Y para hacerles frente, recomendó que la política monetaria se guíe por los datos a fin de mantener ancladas las expectativas de inflación, en tanto que la política fiscal deberá conservar su agilidad para poder apoyar a las personas más vulnerables de la población, si se enfrentan fuertes ajustes de precios a los alimentos y a las tarifas de energía.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Cerrar brechas

Por otro lado, sugirió que se retomen las políticas para cerrar las brechas sociales y de infraestructura, para así elevar el crecimiento productivo con una visión de mediano a largo plazo.

“En los últimos dos años la política económica ha estado adecuadamente concentrada en responder al choque de la pandemia, pero con la fuerte recuperación, los esfuerzos se pueden empezar a redoblar”, destacó.

En ese sentido el FMI percibe dos tipos de política económica: el uso de la política fiscal para abrir un margen, más los esfuerzos del administrador tributario para mejorar la eficiencia del gasto público, para lo cual, podría aportar la digitalización.

El segundo tipo de política estaría enfocado a mejorar el clima de negocios, el mercado laboral, gobernanza e inclusión financiera, y ahí se percibe con buenos ojos el programa “Guatemala no se detiene”. También se hizo hincapié en promover las reformas encaminadas a mejorar el entorno judicial y legislativo.

Necesidades sociales y revisión

Otra de las recomendaciones del FMI es redoblar los esfuerzos por hacer frente a las necesidades sociales de larga data, y para ello sugiere incrementar la recaudación tributaria y mejorar la eficiencia del gasto público, para crear margen de maniobra fiscal.

La misión reconoció las medidas implementadas por la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), especialmente en aduanas y la facturación electrónica en línea, que han facilitado los procesos de auditoría, pero esos esfuerzos deben complementarse con una racionalización de los incentivos y las exenciones impositivas; sobre todo, en el impuesto al valor agregado.

Finalmente, el FMI instó a acelerar las reformas encaminadas a mejorar el marco de supervisión y regulación, como las enmiendas a la Ley de Bancos y Grupos Financieros, para incorporar estándares internacionales que apoyen la estabilidad financiera. Así mismo, agilizar el proyecto de reformas a la ley Lavado de Dinero y Otro Activos para armonizar con las normas del Grupo de Acción Financiera (Gafi).

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Evaluación positiva

Para Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), la evaluación del FMI es positiva y el hecho de reconocer que el país muestra resiliencia, es un compromiso claro hacia elevar la competitividad y productividad en beneficio de la población. “Que el crecimiento del PIB está proyectado en 8% en 2021 es una gran noticia”, resaltó.

La revisión del Capítulo IV del FMI se centra en los indicadores macroeconómicos, política fiscal, indicadores sociales y desempeño del sistema financiero, entre otros. La misión inició su trabajo el pasado 28 de marzo y concluyó este viernes.

De manera paralela, también estuvieron realizando las evaluaciones anuales a Guatemala, delegados de las agencias calificadoras de riesgo-país Standard & Poor´s (S&P) y Fitch Ratings.