Reuters.- El mundo necesita 1.3 billones de dólares más de inversión de aquí a 2030 para impulsar todos los tipos de producción e infraestructuras energéticas, desde las renovables hasta el petróleo y el gas, para evitar una crisis, dijo el banco JP Morgan en su primera perspectiva anual del sector.

“Nuestra principal conclusión es que, para 2030, el crecimiento de la demanda de energía superará al de la oferta en un 20% aproximadamente, según las tendencias actuales, impulsado principalmente por las economías emergentes y sus esfuerzos por desarrollarse y sacar a sus ciudadanos de la pobreza”, dijeron los estrategas Marko Kolanovic y Christyan Malek.

Leer también: “Queremos dar a nuestros consumidores la oportunidad de cambiar a alternativas de menor riesgo”

La inversión debería abarcar todos los combustibles, incluidos el petróleo y el gas, las energías renovables y la nuclear, ya que se prevé que la demanda por petróleo por sí sola crezca en torno al 10% de aquí a 2030 y la de gas un 18%.

“No todos los combustibles son iguales, y en su mayor parte (y dentro de este horizonte temporal), las distintas fuentes de energía no son totalmente fungibles: los paneles solares no pueden sustituir al petróleo, necesario, por ejemplo, en la producción industrial de productos petroquímicos”, señala la perspectiva, a la que contribuyeron 30 analistas de JP Morgan.

La investigación contrasta con el mensaje de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que el año pasado dijo que no eran necesarias nuevas inversiones en combustibles fósiles.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Desde entonces, la AIE ha aclarado que su perspectiva era sólo uno de los escenarios sugeridos y ha pedido a la OPEP que bombee más petróleo.

“A muy largo plazo, todas las fuentes de energía actuales se verán como una transición hacia una fuente de energía más segura, más limpia y más barata. A largo plazo, es posible que esto sólo lo proporcione la fusión nuclear”, dice la perspectiva de JP Morgan.

Energía solar
Energía solar en Honduras. Foto: Pexels.

“Hasta que no se disponga de tecnologías escalables, fiables, limpias y asequibles, el mundo tendrá que trabajar con todas las fuentes de energía actuales -fósiles y no fósiles- y sus respectivos inconvenientes”, señaló.

Según el informe, el gasto mundial en energía para uso final aumentará al 9,5% del PIB en 2022, frente a una media del 8,4% en 2015-2019.

Un nuevo aumento de los costos energéticos supondría una mayor probabilidad de malestar social y una ralentización de la transición energética, dijo JP Morgan.