Por Carlos Enríquez Carrillo.-Según los resultados del Barómetro de la confianza 2021 de Edelman, más de la mitad de las personas del mundo confía más en la información que encuentra en los buscadores que la que aparece en medios tradicionales.

Justamente gracias a la credibilidad que hoy ostenta Internet es que se sustenta el negocio de Uri Martinich, chileno de 39 años que lleva casi la mitad de su vida dedicándose al SEO (Search Engine Optimization).

Pero fuera del tradicional servicio de posicionar contenido en Google, Martinich se especializó en el particular negocio de la reputación online: “Nuestro primer cliente llegó en 2008, un empresario que estuvo involucrado en una confusa riña con un policía y que terminó en la primera página de Google, a pesar de haber sido absuelto de todos los cargos. Luego de perder varios negocios por culpa de eso, decidió trabajar con nosotros y en 9 meses su problema se acabó, logramos remover la publicación negativa”, comenta.

Esta efectividad es precisamente la que ha llevado a Agencia ROI a convertirse en líder en el servicio de reputación digital en el mundo de habla hispana. Ocupando el mismo sistema, han logrado trabajar con grandes empresarios y personalidades mediáticas, como políticos y artistas de renombre.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“No es que tengamos el poder de eliminar una publicación negativa en internet. Simplemente lo que hacemos es, mediante un exhaustivo análisis del algoritmo de Google, desplazar los malos resultados a las páginas posteriores, con el objetivo de que las personas tengan una menor posibilidad de encontrarlos”, explica Martinich.

En este sentido, un estudio de Chitika Insights mostró que apenas el 4,8% de las personas que realizan búsquedas en Google pasan a segunda página, porcentaje que va en descenso a medida que se va avanzando.

Uri Martinich, experto en reputación online. Cortesía.

La reputación online, la evolución del marketing

No obstante, ¿de qué sirve borrar nuestros resultados negativos de Google? Tal como sucedió con el primer cliente de Agencia ROI, lo peor que puede pasar es llegar a perder negocios o trabajos por culpa de una reputación online negativa.

Específicamente en el área laboral, los headhunters utilizan mucho los buscadores a la hora de investigar a un posible candidato. Así lo corroboró un estudio de Tren Digital UC, el cual confirmó que el 48% de las empresas utilizan las redes sociales antes de contratar a sus empleados.

Pero a nivel empresarial, la reputación online también es un tema importante: “Estudios recientes demuestran que los consumidores buscan en Google a las marcas antes de comprar, y a las personas antes de realizar negocios con ellas. Eso ha provocado que empresas y particulares se estén preocupando mucho más que antes por su reputación. Gracias a eso y a nuestra propia fama, hemos crecido bastante como empresa durante los últimos años”, señala Uri Martinich.

Si en 2008, año en que Agencia ROI se convirtió en pionera en el mundo de la reputación online a nivel hispano, asesoraron a 6 empresas, hoy cuentan con la experiencia de haber trabajado con más de 200 compañías hasta el momento.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“Derecho al olvido” para toda Latinoamérica

Ciertamente, el crecimiento exponencial de ROI, la agencia n°1 de Chile en SEO y reputación online, los ha llevado a optar por expandir sus operaciones fuera del país cordillerano. Aunque ya han tenido experiencias internacionales, hoy planean ir con todo en búsqueda de clientes de diferentes países.

“Chile es un país ordenado y estable dentro de América Latina, lo que nos ha permitido crecer y perfeccionar nuestro servicio de SEO y reputación online. Tenemos claro que es el momento de expandirnos al resto de la región para lograr que tanto empresas como particulares puedan mejorar su posicionamiento en el buscador más famoso de todo el mundo”, explica Martinich.

¿Todos los casos son aceptados por la Agencia? Lo cierto es que no. Salvo contadas excepciones, ROI no trabaja con autores de delitos graves como violaciones a los DD.HH. y crímenes sexuales, además de no admitir a empresas con un historial medioambiental evidentemente manchado.

Leer también: La razón de la caída de Netflix según Elon Musk

“La reputación online muchas veces es mal vista. En una entrevista radial una reconocida periodista me dijo que lo que nosotros hacíamos era un lavado de imagen. Y le respondí que sí, aunque con un gran pero. Incluso si nuestro cliente es culpable, cuando ya cumplió su condena tiene derecho a comenzar de nuevo, a dejar su error en el pasado. La ausencia de una ley de derecho al olvido, fuera de la Unión Europea, no quiere decir que la persona deba tener su imagen manchada por el resto de sus días”, comenta Martinich.