Puede parecer un cliché decir que “este es el año de LATAM para las startups”,  pero la verdad es que, año tras año, el ecosistema emprendedor de esta región avanza y crece de manera exponencial. Los resultados se ven a simple vista: crecieron las inversiones, los founders están más conectados que nunca, nacen nuevas startups y a su vez unicornios.

Uno de los fenómenos que llama la atención es el que Pete Flint, General Partner de NFX, llamó el efecto “boomerang”. Esto sucede cuando los founders y futuros founders latinoamericanos se van a otros países por distintos motivos personales o laborales y con idea de iniciar su startup allá, pero luego vuelven a su país de origen para aplicar lo aprendido.

Números que sorprenden

Según este artículo de Contexto, en la región ya hay 42 empresas unicornios. La más reciente es la startup de insurtech, Betterfly, la cuál levantó una ronda de  $125 millones de dólares en su Serie C de enero.

Pero además de los unicornios, según ALLVP Research, desde el 2012 fueron 128 las startups latinoamericanas que lograron el estatus de “Soonicorns”. Con este término nos referimos a las startups que tienen una valuación aproximada de 100 millones.

Leer: Comienza programa de innovación para mujeres emprendedoras de Centroamérica

No todo es Estados Unidos

Hasta hace pocos años, los founders aspiraban a saltar rápidamente de la región a Estados Unidos u otros mercados de mayor poder adquisitivo. Pero una noticia muy interesante de los últimos meses fue la de Jüsto: desde que empezaron a operar en 2019,  esta startup mexicana dedicada a la venta digital de productos de consumo, recaudó más de $250 millones de dólares. Actualmente, se encuentran en México, Perú y Brasil. Fue hace poco que la misma concluyó una ronda de financiamiento por $152 millones de dólares, con el objetivo de expandirse ¡en Colombia y Chile!

Y esto no es un caso aislado: según los datos de Crunchbase América Latina fue la región con más rápido crecimiento en el mundo para la financiación de empresas en 2021. La velocidad en la adopción de tecnología y la abundancia de talento indican que este es el momento de emprender en la región.

La cultura emprendedora de Latam

Hace unas semanas, desde CFOstartup, participamos de un evento organizado por la Draper Startup House en Buenos Aires junto con otros emprendedores y fondos de inversión. Había más de 30 MBAs de la SMU Cox School of Business, basada en Texas, queriendo entender cómo era que nuestro ecosistema crecía tan rápido. Entre otras cosas, compartimos con ellos una reflexión hecha por Pete Flint, a quien mencioné anteriormente, sobre nuestra cultura emprendedora y cómo se potencia a partir del trabajo en equipo.  En una charla llamada “Why Latam is On The Rise?” Flint mostraba cómo todos estamos generando alianzas, compartiendo información, ayudándonos unos a otros. Eso lo hacía acordar a otro pujante ecosistema: en sus propias palabras “Latinoamérica parece estar en donde Silicon Valley estuvo hace 15 años”.

Todos en el ecosistema latinoamericano están claramente operando con una misión compartida. Los fundadores, operadores e inversores están desempeñando un papel en la construcción de este ecosistema vibrante. Las redes que se formaron en los últimos años están comenzando a crecer, y los primeros experimentos están comenzando a arrojar resultados positivos. Grupos de personas talentosas se unen para crear esta maravillosa chispa.

Siendo un founder latinoamericano, me genera mucho orgullo ver que entre colegas venimos construyendo este ecosistema que no tiene fronteras ni techos, lleno de oportunidades y crecimiento. Y también me llena de entusiasmo por lo que se viene. ¡El viento sopla a nuestro favor! Hay que aprovecharlo.

Te puede interesar: América Latina la región de las emprendedoras

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.