La empresa Cereales de Centroamérica S.A., mejor conocida como Cersa, dedicada a procesar avena de Chile y Canadá para la región, cerró hace unos días en Nicaragua, dejando según algunos medios a cerca de 150 personas sin empleo.

Cersa se encargaba de procesar la avena para los productos de la marca de PepsiCo, Quaker que se distribuían a países como El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá y por supuesto Nicaragua.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Se trató de un cierre esperado, pues se conocía que anteriormente la empresa internacional había ido disminuyendo paulatinamente sus embarques de avena para ser procesados en Nicaragua por Cersa, empresa que había respetado por años su exclusividad para Quaker y que buscaba que esta última aumentara su operación en el país centroamericano.

Se plateó que la principal razón para este cierre fueron los problemas de logística, pues debido al nivel cada vez más pequeño de trabajo recibido por parte de PepsiCo y el alza del precio de los fletes, las operaciones ya no eran viables, al menos en esas condiciones.

Estos factores fueron desencadenados principalmente por la pandemia de Covid-19, que dañó la logística a nivel global y además el alto costo de la electricidad jugó en contra de Cersa.

Leer también: EEUU descarta invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela a Cumbre de las Américas

En esta empresa cuyo cierre deja casi 150 personas sin empleo, brindaba una fuente de ingresos para mecánicos, electricistas, técnicos, cargadores de camiones, empacadoras, personal de mantenimiento, ingenieros, bodegueros, administrativos, operadores de montacarga y más ´puestos.

Ahora la única planta procesadora de Quaker en Centroamérica será la que se encuentra en Guatemala.

Con información de Confidencial.