Por Rosa María Bolaños/ Prensa Libre.– Este año se prevé crear la legislación y regulaciones necesarias para agregarle hasta 10% de etanol a las gasolinas y cuya mezcla sería obligatoria en el país, según anunció el MEM, lo que, según los expertos, beneficiaría a los consumidores y al ambiente.

En el 2020 se ejecutó un plan piloto denominado Movilización Verde y se comprobó la viabilidad de una mezcla del 5% al 10%, pues no afecta los vehículos y bajó la emisión de gases de efecto invernadero. En tanto, existe la posibilidad de producir y abastecer la demanda interna de este aditivo.

Luego de las pruebas, se han realizado 38 reuniones para la discusión técnica y económica del tema con la participación de funcionarios, productores de etanol, importadores y la cadena de combustibles derivados del petróleo. Por lo tanto, se prevé que la medida se empiece a implementar el próximo año.

Por el momento entre las discusiones con los sectores se ha llegado a acuerdos y uno de ellos fue crear la Nómina de Calidad, especificación del etanol para uso en mezclas con gasolina en Guatemala y la Nómina de Productos Petroleros en los que se establecen sus características y estándares de calidad para una mezcla de un E10 (10% de etanol) en gasolina superior y gasolina regular. Esto fue publicado en el Diario de Centro América el 30 de noviembre de 2021.

Necesario crear mandato

Con la experiencia de más de 45 años de usar mezcla de etanol para combustibles, funcionarios y empresarios brasileños reflexionaron sobre lo que debe hacer Guatemala al respecto y comentaron que el país sudamericano inició con una mezcla de 10% en la década de 1970; en el 2001 llegó a 26% y en el 2014, a 27%.

Marlon Arraes, coordinador general de etanol del Ministerio de Energía y Minas de Brasil, indicó que lo primero es establecer un mandato para el uso de la mezcla y con los marcos regulatorios necesarios, aparte de asegurar la producción para su abastecimiento. Estos aspectos ayudarán a tener certeza jurídica al productor.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Su uso trae beneficios ambientales y económicos, pero se debe trabajar en socializarlos para derribar mitos que mantienen muchas personas como que el etanol daña los vehículos; precios altos; la viabilidad técnica de producción, etc. Brasil hizo un estudio de precio por litro y se detectó que la producción de alcohol es 17% más barato que el del litro de gasolina. Además, hay beneficios fiscales, expuso.

Por aparte Evandro Gussi, presidente de la Unión de la Industria de Caña de Azúcar (Unica) indica que la principal reflexión para el país es que una vez que se tiene un mandato para la mezcla, la industria necesita comprometerse con tener producto siempre, por lo que el sector debe efectuar una programación agrícola e industrial.

Si se quiere tener una mezcla hay dos caminos, el primero, y el cual Gussi considera es el mejor, es tener compromiso de la oferta, lo que se establece en un contrato de suministro de casi el 85% del volumen necesario para ese país. En Brasil hay importaciones desde Estados Unidos. “En el caso de Guatemala, creo que con los instrumentos regulatorios propios, a nivel local se tendrán las condiciones más que suficientes para garantizar la oferta”.

Los expertos brasileños, funcionarios y empresarios guatemaltecos participan en el seminario Sustainable Mobility Ethanol Talks que se realiza en el país esta semana.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Oportunidades nacionales

En la actualidad solo tres integrantes de la Asociación de Azucareros de Guatemala (Asazgua) son productores de etanol y son los ingenios Magdalena, Pantaleón y Palo Gordo, indicó Luis Miguel Paiz, gerente general de esta organización.

Expuso que no manejan información detallada de la producción porque existen otros productores nacionales de etanol que no son miembros de esta entidad. Sin embargo, según información de la Asociación de Productores de Alcohol, la capacidad de producción del país es de 65 millones de galones de etanol y para cubrir el mercado local se necesitan 63 millones de galones.

“Si el país diera un giro en cuanto a la política de hidrocarburos, los ingenios podrían incrementar su capacidad de producción de etanol, dado que hay melaza que actualmente se utiliza para otros fines”, agregó Paiz indicando que existe la posibilidad de realizar nuevas inversiones, instalar más destilerías para atender el mercado local e internacional, debido a que el alcohol producido en Guatemala se exporta principalmente a los Países Bajos, Estados Unidos y México.

“Los ingenios producen etanol gracias al aprovechamiento de la melaza, un residuo de la producción de azúcar”.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Abastecimiento y ventajas

El ministro de Energía y Minas, Alberto Pimentel, dio a conocer que los ingenios azucareros informaron que Guatemala cuenta con capacidad instalada de producción de etanol, para la implementación de la mezcla a nivel nacional en el porcentaje indicado.

El que se utilizaría es el denominado Etanol Avanzado, derivado de la caña de azúcar, que se produce en Guatemala y cumple con requerimientos internacionales de sostenibilidad. “La producción de etanol se realiza a partir de la melaza, un subproducto de la producción de azúcar y no hay riesgo alimenticio. Además, el país tiene muchos excedentes exportables de azúcar” indicó Pimentel.

Actualmente, existen cinco destilerías operativas con la capacidad de abastecer a corto plazo la mezcla del 10% de etanol en la gasolina regular y superior, aunque se necesitaría inversión para construir y operar más plantas de producción.

Entre otros beneficios el país tendría ahorros en divisas estimadas en US$75 millones y dependiendo de la formulación del producto final, si se usa combustible base de menor octanaje y etanol para incrementar octanaje, los precios finales al consumidor podrían bajar.

Leer también: Brasil le apuesta a Guatemala para la producción y uso de etanol

Otra ventaja es que, por no ser un derivado del petróleo, el aditivo no pagaría el impuesto sobre la distribución de combustibles derivados del petróleo (IDP). Por ejemplo, si por un galón de gasolina se paga Q4.60 de IDP, al contener 10% de combustible el tributo debería tener una reducción de Q0.46 por galón. Sin embargo, aún se debe conocer el dictamen del ente recaudador al respecto.