Por Fabián Rodríguez

Espero que no suene catastrófico, pero el futuro del ecosistema online, sinceramente, no se ve nada fácil. Los ciberdelincuentes cada vez están invirtiendo más en la sofisticación de sus técnicas para lograr infiltrarse en las empresas de cualquier manera. Los datos no mienten. Según información de la Cámara de Senadores en México, solo durante el primer semestre de 2020 se registraron tres mil 100 millones de intentos de ciberataques a empresas, instituciones financieras y gubernamentales. Y los números siguen creciendo año con año.

Por este motivo se hace tan importante para cualquier emprendedor ser consciente de la ciberseguridad incluyente, es decir, estar al tanto de que cualquier empresa, sin importar su tamaño, es potencial víctima de amenaza. De hecho, en los últimos años ha habido un incremento de casi un 300% de ciberataques a las Pequeñas y Medianas empresas (Pymes), según un estudio de Small Business Trend.

Leer: Mujeres en ciberseguridad, la inspiración para las nuevas generaciones

Para ser aún más precisos sobre los actuales riesgos tecnológicos de las Pymes, aquí les presento algunos números importantes a considerar. Varias publicaciones coinciden en que 3 de cada 4 emprendimientos no cuentan hoy con un personal especializado en Seguridad IT; no entienden bien cómo defenderse propiamente frente algún tipo de amenaza; o tampoco tienen un protocolo para reaccionar ante un ciberataque. El 60% de ellas quiebra dentro de un período de seis meses, a causa de las consecuencias de un hackeo.

Lo anterior cobra aún más relevancia si consideramos que según datos de la CEPAL, las Pymes representan alrededor del 99% de las empresas y dan empleo a cerca de un 67% del total de trabajadores. Los impactos económicos y sociales de esto serían catastróficos pues implican la pérdida de millones de empleos así como en la calidad de vida y seguridad de las personas.

Ciberseguridad.

Muchas son las amenazas que están presentes en las Pymes donde están presentes los ataques por Malware (77%), Phishing (57%), SpearPhishing (23%), Application attack (9%), Fuerza bruta (13%) y otros (9%). Pero si hablamos de ciberseguridad hay que ir un poco más allá. No depende solamente en saber cuál ataque es el que más se repite, sino entender cuáles son más dañinos y más efectivos.

En ese sentido, para quienes tengan algún tipo de empresa en cualquier parte del mundo, es crucial reconocer e identificar los tipos de amenaza. La base es contar con una gestión de riesgos moderna y apropiada con estrategias de ciberseguridad y protección de datos que garanticen la confianza digital para enfrentar cualquier tipo de vulnerabilidad cibernética.

También puedes leer: Microsoft estima que en 2025 habrá 3,5 millones de vacantes de ciberseguridad

Si las Pymes son susceptibles de este desafío, para el 2024 las organizaciones que adopten una arquitectura de malla de ciberseguridad apropiada lograrán reducir el impacto financiero de los incidentes de seguridad en un promedio del 90%, según el libro electrónico de Gartner, “Principales acciones para líderes de seguridad en 2022”.

No todo está perdido. Gracias a los avances tecnológicos hoy es posible contar con aplicaciones realmente pensadas para brindar seguridad a cualquier tipo de empresa. Hagamos uso de ellas y creemos juntos una ciberseguridad verdaderamente incluyente.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

*El autor es CEO Camel Secure.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.