Por Ileana Rojas*  y Adriana Cavazos**

Cuando hablamos del término “innovar” por lo general lo relacionamos únicamente a la conceptualización de nuevos productos y servicios, sin embargo, la innovación representa mucho más que eso, significa crear algo nuevo o diferente que proporcione mayor beneficio.

En el mundo de los negocios, las empresas que van a la vanguardia y lideran el mercado, incluyen la innovación en su estrategia de negocios, implementan procesos internos e incentivos que promueven un clima fértil para la innovación y que desarrollan las capacidades del talento humano, involucran de manera activa y real a todos los colaboradores, gerencias y clientes, ejecutando un constante proceso de renovación del entorno y de adaptación a los cambios en diferentes ámbitos de la sociedad.  Es esta integralidad la que les permite crear y mejorar su cultura de innovación constantemente.

El Índice Mundial de Innovación 2021, que dio seguimiento a la innovación durante la crisis de la COVID-19 detalla que, a pesar de los altos costos que generó la pandemia para las empresas, las corporaciones más exitosas del mundo nunca disminuyeron su inversión en los procesos de innovación, por el contrario, sumaron recursos a la investigación científica y a la creación de nuevos modelos comerciales. Específicamente señala que durante el año 2019 y 2020 la cantidad de publicaciones científicas aumentaron un 7.6%.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La innovación no es un gasto, es una inversión.

En un mundo de negocios que se transforma diariamente, es imprescindible mantenerse relevante y desmarcarse de la competencia para ser competitivo en el largo plazo.  Esto solo se puede lograr ofreciendo soluciones innovadoras y siendo más eficiente para aumentar el margen de ganancia.

La innovación trae incontables beneficios para aumentar la eficiencia de los colaboradores y reducir costos en las empresas, pero debe existir una dirección clara desde el más alto nivel hacia transformar los procesos para darles una perspectiva sostenible, significativa y alineada con los objetivos del negocio.  Esto genera una cadena de efectos positivos para la sociedad en general. En el campo tecnológico, por ejemplo, la cultura de innovación está aportando soluciones a los grandes desafíos que enfrenta la humanidad, enriqueciendo así la vida de todas las personas.

desempleo-empleo-eu
La innovación trae incontables beneficios para aumentar la eficiencia de los colaboradores. (Foto: Reuters.)

Las Perspectivas de la OCDE sobre Ciencia, Tecnología e Innovación 2021 exponen que los sectores que más crecieron en innovación durante el 2020 y 2021 fueron las tecnologías digitales y la división biofarmacéutica, demostrando que la innovación no solo adquiere un enorme potencial ante cualquier crisis que se enfrente, sino que prepara y refuerza al mundo entero para adaptarse a las nuevas realidades de la mejor manera posible.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Tres elementos claves en la ruta de innovación.

Si bien es cierto que la innovación es imprescindible para ajustarse a las necesidades del mundo moderno, esta no sucede por arte de magia. Es necesario crear el ambiente idóneo para que esta cultura se desarrolle e integre plenamente al negocio.

Para que la innovación tenga los resultados esperados, hay tres elementos indispensables que deben existir en la organización: primero; liderazgo, para apoyar a todos los niveles de la organización, segundo; una estrategia y objetivos medibles y tercero; un sistema de innovación con una metodología, procesos y sistemas sólidos.

La mayor riqueza de soluciones se da cuando se cuenta con talento diverso y competente, lo cual nos lleva a otro elemento crítico: un programa exitoso de atracción y retención de talento humano diverso que enriquezca el negocio con diferentes puntos de vista y altas dosis de creatividad. Además, habilitar espacios laborales que proporcionen un ambiente de seguridad psicológica, donde las personas puedan exponer abierta y libremente sus ideas, propuestas o consultas sin temor a ser juzgadas o penalizadas, generando así un entorno de mayor confianza y satisfacción para los colaboradores que contribuye a la retención del talento con mayor ímpetu de innovar.

Leer también: Ciberseguridad incluyente: Una necesidad en América Latina

Finalmente, la sensibilización y capacitación de los colaboradores es clave para brindarles las herramientas necesarias que los incentiven a unirse plenamente a la cultura organizacional de innovación.

Innovar, esa es sin duda una clave para hacer crecer su empresa y llevarla al siguiente nivel.

*Las autoras son vicepresidenta en el Grupo Global de Ingeniería de Diseño y Gerente General Intel Costa Rica* y gerente de Innovación Intel Costa Rica**.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.