EFE.- Empresas globales agroalimentarias plantearon este jueves la necesidad de más apoyo público y privado para los agricultores de Latinoamérica y el Caribe, con el fin de afrontar los riesgos de seguridad alimentaria que supone la guerra en Ucrania, informó el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

El IICA organizó un diálogo con empresas acerca de los desafíos que plantea la coyuntura actual, en el cual sus representantes señalaron que la invasión de Rusia a Ucrania ya generó aumentos de precios en productos agropecuarios, fertilizantes y energía.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Los participantes coincidieron en que esto refuerza la importancia de las políticas públicas de apoyo a los agricultores familiares, principales abastecedores de alimentos en la región, así como de elaborar estrategias conjuntas que articulen los esfuerzos de los sectores público y privado.

Debido a que Rusia y Ucrania son importantes productores de granos y Rusia es también un exportador significativo de energía y fertilizantes, la guerra ha generado mayor volatilidad en mercados mundiales que ya atravesaban una época difícil por la pandemia de covid-19 y por los efectos del cambio climático, explicó el IICA.

“Estamos hablando de fenómenos externos como la pandemia, el cambio climático y el conflicto bélico en Europa, que están afectando la seguridad alimentaria y, en ese sentido, consideramos muy importante que el tema forme parte de la agenda de la Cumbre de las Américas que se realizará en Los Ángeles”, dijo la directora de Asuntos Gubernamentales de PepsiCo, Paula Uribe.

El director para América Central y el Caribe en CropLife, Martín Zúñiga, comentó que la actual crisis podría volverse más grave.

“Actualmente, el problema no es de disponibilidad de alimentos, pero sí de precios. Los Estados tendrán que hacer un esfuerzo fiscal para ayudar a familias que no podrán adquirir los alimentos. Hay que ayudar a los agricultores que están enfrentando problemas de costos, porque si no tendremos, ya no un problema de precios, sino de escasez relativa de alimentos”, aseveró.

Datos del IICA indican que, por ejemplo, Brasil importa el 85 % de los fertilizantes que consume de Rusia y Bielorrusia; Rusia es el principal destino de las exportaciones de carne de res congelada de Paraguay y Colombia y compra el 20 % de las ventas de banano ecuatoriano.

El director general del IICA, Manuel Otero, recordó que el Instituto lanzó en marzo pasado, pocos días después de la invasión a Ucrania, un Observatorio de Políticas Públicas para los Sistemas Agroalimentarios que ya se ha constituido en un instrumento relevante para ayudar a los países en estos tiempos.

“La seguridad alimentaria está al tope de la agenda global, como ya lo explicitaron los principales líderes del mundo. Debemos tener claro que la agricultura, además de abastecer alimentos y generar divisas y empleo, es, sobre todo, un instrumento para la paz. Las Américas es garante de la seguridad alimentaria y nutricional y de la sostenibilidad ambiental global y este tiempo de crisis nos da la oportunidad de profundizar el sendero de una producción sustentable”, concluyó. 

Airbnb crea una nueva forma de elegir destinos