Por Andrés Villar

El día miércoles 4 de mayo del 2022, el Seattle Sounders hizo historia al vencer a los Pumas UNAM, coronarse campeones de la CONCACAF y así convertirse en el primer equipo estadounidense en clasificar al Mundial de Clubes.

Los Sounders hicieron una serie espectacular, empataron 2-2 en México y ganaron 3-0 en Seattle. Inevitablemente, el triunfo de los Sounders plantea una pregunta incómoda pero necesaria para el fútbol de CONCACAF y el resto de Latinoamérica: ¿Está la MLS superando a la Liga MX?

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Los mexicanos han menospreciado a CONCACAF desde que tengo memoria, tanto a nivel de selección como de clubes.

Hinchas, periodistas y ejecutivos del fútbol mexicano han manifestado su deseo de pertenecer a la CONMEBOL y competir con los sudamericanos. Es justificable, los clubes mexicanos son dueños de la mayoría de trofeos de La Liga de Campeones de CONCACAF.

El América tiene siete, el Cruz Azul seis, el Pachuca y el Monterrey cinco y los Pumas tres. El último equipo fuera de México que ganó la CONCACAF fue el Deportivo Saprissa en el 2005 contra Pumas.

Pero el triunfo de los Sounders sobre Pumas habla por sí solo en respuesta a los que desean que México compita en la CONMEBOL, y no por falta de rendimiento de los mexicanos, sino por el crecimiento de la MLS.

Es claro que un solo triunfo de un equipo de la MLS no le quita la amplia ventaja a la Liga MX en títulos de este certamen. Lo que si puede significar es el principio de una nueva etapa en la historia de CONCACAF, una etapa en la cual un equipo mexicano no es el único favorito para ser campeones de la región.

El proyecto de la MLS es algo interesantísimo y muy diferente al resto de CONCACAF y América Latina. Mientras que la cultura del fútbol no tiene tanta trascendencia como en el resto del continente, los empresarios y ejecutivos de la MLS han invertido millones de dólares y lo han convertido en un negocio sumamente lucrativo, lo cual ha atraído a celebridades como Matthew McConaughey y Kevin Durant que ahora son dueños de equipos de esta liga.

La organización y la infraestructura de MLS es de primer mundo y las condiciones para los jugadores son óptimas.

Según Forbes México, el Atlanta United es el equipo con más valor económico de todo el continente ($1,400 millones).

En esta lista también se encuentra a Los Angeles FC de cuarto lugar ($474.1 millones), el New England Revolution de quinto ($352.7) y el Sporting Kansas de octavo ($278.4 millones). El primer equipo mexicano del listado aparece en el sexto lugar, el Chivas ($311.5 millones).

La buena inversión y dirigencia no solo ha dado frutos en lo administrativo, sino que en lo futbolístico también. Hace muy poco la MLS era considerado un cementerio para que los buenos jugadores que ejercían en Europa se fueran a Estados Unidos para terminar su carrera allí.

Ahora, la MLS más bien exporta jóvenes talentos a las mejores ligas de Europa.

Cabe recalcar que comparar la Liga MX con la MLS es algo sumamente distinto que comparar México con Estados Unidos.

En términos de talento nato, es mi opinión que México seguirá produciendo grandes promesas del deporte por muchas razones, una de ellas siendo lo atado que está el fútbol a la idiosincrasia del país.

Por otra parte, no hay duda que la generación actual de futbolistas jóvenes que tiene EE. UU. es digno de admirar. Sin embargo, hay un factor interesantísimo de los equipos de la MLS lo cual hace la comparación de la Liga MX versus MLS y México versus Estados Unidos totalmente distinta.

Sus planillas están compuestas por muchísimos extranjeros, en su gran mayoría latinoamericanos, tanto así que la MLS es la liga fuera de Latinoamérica con más jugadores latinos.

El Inter de Miami es el que más latinos tiene con nueve en su equipo (uno de ellos el tico Ariel Lassiter) y la MLS suma un total de 192 jugadores latinos. En el Seattle Sounders, de los once titulares que jugaron la final contra Pumas, solo uno de ellos era estadounidense (Jordan Morris). Los anotadores de los goles fueron Raúl Ruidíaz (Perú) y Nicolás Lodeiro (Uruguay).

La Liga MX y sus clubes son los más fuertes de CONCACAF, pero el proyecto de la MLS los está alcanzando y se evidenció con la victoria de Seattle.

Que el nivel futbolístico de la región crezca es bueno para todos, pero tal vez sea una verdad dura de aceptar para México que ya no están solos en la cima de CONCACAF, y que conforme la MLS siga creciendo, más complicado va a ser aferrarse a la jerarquía que por años disfrutaron.

Airbnb crea una nueva forma de elegir destinos