Organizaciones y personas están inmersas en un contexto donde es igual de importante cuidar y blindar su seguridad 24/7 en el mundo digital tanto como en el espacio físico

En este contexto y a raíz de la contingencia sanitaria, la ciberseguridad se ha posicionado como una de las principales estrategias de negocio dentro de las empresas, en mucho gracias al trabajo flexible y al homeoffice, así como al uso generalizado de dispositivos móviles. El único propósito es salvaguardar la información.

La ciberseguridad no es costosa, es inestimable. Para muestra, cifras de The Global Cybersecurity Outlook 2022,  realizado por el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), destacan que, a nivel global, los delitos cibernéticos se aceleraron junto con la adopción de la economía digital. Tan solo los ataques de ransomware o secuestro de datos, una amenaza real a la seguridad pública, aumentaron 151% en 2021.

También puede leer Las claves de ciberseguridad que toda empresa debe conocer

Por otra parte, el estudio reveló que, en promedio, cada organización sufrió 270 ataques cibernéticos (31% más que en 2022) y con el espacio entre los niveles de seguridad alcanzados, cada acometida exitosa le cuesta a la empresa 3.6 millones de dólares y puede tardar hasta nueve meses contenerla.

Ataques cibernéticos en América Latina

En Latinoamérica el escenario no es muy distinto, ya que datos del reporte Panorama de Amenazas en América Latina 2021, de Kaspersky, destacan que los ciberataques crecieron 24% durante los primeros ocho meses de 2021, en comparación con el mismo periodo de 2020. El home office (acceso remoto) y la piratería son los principales ejes de ataque, a nivel personal y corporativo.

Kaspersky señala que las principales amenazas que asechan a la región generan un promedio de 35 ataques por segundo. Brasil lidera la región con más de 1,390 intentos de infección por minuto, seguido de México (299); Perú (96 por), Ecuador (89) y Colombia (87).  

Además, con la inminente llegada del metaverso, los riesgos están latentes y, en su primera etapa de desarrollo, la seguridad online será uno de los puntos que demande mayor atención para evitar robos de información, vulnerabilidades a la identidad digital, extorsiones, técnicas de ingeniería social y fraude, entre otros delitos.

También puede leer Ciberseguridad incluyente: Una necesidad en América Latina

Ante este escenario, instituciones de gobierno y empresas en Latinoamérica y el mundo han reconocido la importancia de adoptar la ciberseguridad como un servicio, al comprender que no sólo se trata de adquirir tecnología, sino que es necesario invertir en consultoría, implementación y operación para reforzar su seguridad tecnológica, a la par de establecer leyes y regulaciones que fomenten mejores prácticas que garanticen la confidencialidad e integridad de la información.

¿Estás listo para responder a los retos que presenta la ciberseguridad?

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.