Reuters.- La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, dijo el jueves que los funcionarios de Finanzas mundiales podrían tener que familiarizarse enfrentando múltiples brotes de presiones inflacionarias.

Georgieva dijo a Reuters que a los bancos centrales les resulta cada vez más difícil reducir la inflación sin provocar recesiones, debido a las crecientes presiones sobre los precios de la energía y los alimentos derivadas de la guerra en Ucrania, las políticas chinas de “cero-COVID”, que han reducido la fabricación de manufacturas, y a la necesidad de reordenar las cadenas de oferta para hacerlas más resistentes.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“Creo que tenemos que empezar a familiarizarnos con esta situación, en un momento en que puede que no sea el último choque”, sostuvo la funcionaria, que señaló que dejó de ver la inflación como un choque “transitorio” cuando el brote de la variante ómicron del COVID-19 se hizo sentir a finales del año pasado.

Dijo que la fuerte demanda de Estados Unidos, las interrupciones de la cadena de suministro y los efectos de la guerra de Ucrania apuntan a una inflación más duradera.

La pandemia de COVID-19 no ha terminado y podría haber otra crisis, añadió al margen de una reunión de ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G7 en Alemania.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

La política china del COVID, que ha provocado un confinamiento generalizado en las principales ciudades, es inviable debido a las variantes altamente contagiosas, pero Pekín se está “atrincherando” para resistirse a modificarla, dijo, y añadió que sus efectos se discutirían en la reunión.

Bandera china 3
Foto: Artur Widak/Getty Images

Sostuvo que no está “demasiado preocupada” por la economía china porque Pekín tiene espacio de política fiscal y monetaria para apoyar el crecimiento.

Leer también: Por qué Israel se ha convertido en un refugio para los multimillonarios rusos

Georgieva dijo que los esfuerzos de los países por cambiar sus cadenas de suministro para pasar de la máxima eficiencia a una mayor resiliencia, aumentarán algunos costos.

“Entonces, ¿se tratará de un choque de precios de una sola vez y luego no habrá más impacto en la inflación? O será una especie de cortarnos más las alas”, dijo. “Tenemos que averiguarlo”.