X
BREAKING
4 volcanes de Costa Rica que debes visitar en tu próximo viaje

Reuters.- Con una inflación que podría superar el 70% en 2022, los argentinos necesitan para sus compras diarias cada día más billetes, que en algunos casos no caben en los bolsillos, ya que el de mayor denominación vale menos de 10 dólares.

La inflación, sumada al bajo nivel de bancarización que tiene el país, con alrededor del 40% de la economía en la informalidad, ha llevado a que los comercios terminen las jornadas saturados de billetes y deban afrontar un gasto de hasta 2% para hacer depósitos en efectivo en los bancos.

“El billete de 1,000 pesos ya no alcanza para nada. El alquiler de mi casa sale algo más de 50,000 pesos”, dijo Laura, una abogada de 40 años de la ciudad de Buenos Aires.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Tengo que cargar con ese fajo enorme de billetes en la cartera, porque no me entra en los bolsillos, con el miedo a que me roben”, añadió.

Los 1,000 pesos representan 8.4 dólares ARS=RASL en el mercado oficial de cambio, mientras que equivalen a 4,79 dólares según la cotización de las operaciones en la bolsa ARSMEP=.

En México y Perú, el billete de mayor valor equivale a unos 50 dólares, en Brasil a 40 dólares, en Chile y Colombia a 25 dólares y en Paraguay a 15.

Los expertos y el Gobierno coinciden en que el principal problema de Argentina es la inflación, que alcanzó en abril un 58% anual y podría terminar 2022 por encima del 70%.

Foto: Reuters.

“Si la denominación de los billetes queda muy desacoplada de las transacciones promedio de la economía, se genera una cosa muy ineficiente que es lo que pasa en Argentina, que para hacer un pago ridículo tenés que usar una cantidad enorme de billetes”, explicó Camilo Tiscornia, director de C&T Asesores Económicos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Con 1,000 pesos apenas se puede comprar dos paquetes de papel higiénico de primera calidad o menos de un kilo de carne vacuna en supermercados de Buenos Aires. Un menú infantil de una hamburguesa con papas fritas en una cadena de comida rápida cuesta 940 pesos.

“En Argentina no se sostiene tener un billete de 1,000 pesos. Pero esto se ha manejado políticamente: no quieren dar la sensación de algo que es evidente y es que la inflación les pasó por encima”, dijo Tiscornia, que espera una inflación del 73% en 2022.

Si bien durante la pandemia del COVID-19 se incrementó el uso de medios electrónicos para las transacciones comerciales, todavía gran parte de las ventas se realizan en efectivo.

Leer también: Criptoverso: ¿Se acerca el fin del invierno para el bitcóin?

En medio de la controversia, el presidente Alberto Fernández presentó el lunes nuevos billetes, que no cambiarán la denominación pero sí su diseño: las imágenes de animales autóctonos serán reemplazadas por las de próceres argentinos.

“Para los bancos es una locura de tiempo y de costos operativos y de almacenamiento, hay entidades que están saturadas de billetes”, dijo a Reuters una fuente del sistema financiero que pidió no ser identificada.