Por Rosa María Bolaños / Prensa Libre.- Luego de una baja en el ritmo de crecimiento interanual de los préstamos que otorga la banca nacional, en marzo del 2021 la cifra comenzó a repuntar, lo que fue más evidente desde noviembre del año pasado.

Al 30 de abril recién pasado, los saldos que reportan mayor incremento son los de microcréditos, con 69%, para un monto de Q6 mil 485 millones, lo que representa un  2.68% de la estructura del total de préstamos, de acuerdo con los datos de la Superintendencia de Bancos (SIB) y del boletín económico de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa).

Le siguen los créditos para consumo, con un aumento de 20% y un total de Q75 mil 366 millones (31%) del saldo general. En tanto, los créditos empresariales mayores abarcan el 53.7% del total con Q129 mil 984 millones y un crecimiento de 13.7%.

Así mismo, los hipotecarios para vivienda subieron 12.6%, mientras que los empresariales menores siguen mostrando caídas; en esta ocasión, del -6%. Esta disminución se atribuye al cambio en las características para otorgar un crédito y ahora estos solicitantes se clasifican dentro del rubro de microcréditos, explicaron recientemente consultores en el tema bancario.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Reactivación y tasas bajas

Analistas consultados consideran que el dinamismo de la economía y la liquidez en el sistema financiero nacional están impulsando la actividad crediticia, pero también lo atribuyen a tasas más bajas, por lo que el sector privado está aprovechando para invertir más.

También hay casos en los que empresas y personas aún deben cubrir deudas contraídas por la reducción de ingresos a raíz de la pandemia.

Fernando Spross, analista de Fundesa, mencionó que Guatemala fue de los países menos afectados en la región latinoamericana por la crisis sanitaria en cuanto a crecimiento económico y tuvo una rápida recuperación.

Ello se debió en parte, a que nunca se cerraron las carteras de crédito, sino al contrario, se otorgaron créditos nuevos y reestructuraciones para tratar de que las empresas siguieran adelante.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Además, se ha contado con mucha liquidez en el sistema bancario, lo que tiene relación con que las tasas de interés han permanecido bajas por varios años, “así que probablemente se estén haciendo inversiones a largo plazo, lo que se ve reflejado en la demanda de créditos en general”.

Respecto a los microcréditos, Spross comentó que están subiendo a tasas significativas y se debe tomar en cuenta que cada vez más, los bancos están buscando atender a este segmento, principalmente en el interior del país, porque en su mayoría se trata de préstamos fiduciarios destinados a capital de trabajo y emprendimientos. No obstante, esta división crediticia solo representa alrededor del 2% del total.

Recomendaciones para no sobreendeudarse:

Evaluar bien y solicitar solo la cantidad que se necesita, para evitar pagar más intereses de lo estrictamente necesario.

Leer también: Presidente de Guatemala recibe invitación para Cumbre de las Américas en EU

Devolver el préstamo en el menor tiempo posible, ya que el plazo es uno de los factores que más encarece el dinero.

Es importante no atrasarse en los pagos, ya que generalmente las instituciones bancarias aplican penalizaciones consistentes en intereses mucho más elevados que los ordinarios, lo que incrementa la deuda.