X
BREAKING
4 volcanes de Costa Rica que debes visitar en tu próximo viaje

A mediados de 2025 como máximo, el sueño de contar con un tren eléctrico en Costa Rica empezará a ser realidad.

Antes de dejar el cargo, el presidente Rodrigo Chaves dará el banderazo de salida de la fase constructiva de un moderno sistema ferroviario, con la promesa de reactivar la economía, mejorar la movilidad y construir un nuevo modelo económico y de vivienda innovado y así, “ir conformando la ciudad del futuro, la ciudad de la GAM, que es el corazón productivo, geográfico y poblacional del país”, según Mario Arce, presidente del Incofer.

“La meta de esta administración, incluidos los eventuales cambios, es continuar con el impulso del proyecto y poder estar construyendo en esta administración. En el peor de los escenarios a mediados de 2025. En ninguno de los casos no se contempla no dar inicio con el proyecto en este gobierno. Todo esta calendarizado para arrancar con este gran proyecto”, dijo Arce a LA REPÚBLICA en una entrevista.

Leer: Megaproyectos en Centroamérica y RD impulsan a la economía de la región

En estos momentos, no está claro a cuánto ascendería el proyecto, ya que se realiza una revisión de los estudios financieros, técnicos y de demanda del tren que dejó el gobierno anterior para un proyecto de $1.550 millones, por lo que en principio, la inversión podría ser igual, mayor o menor.

En todo caso, durante el próximo mes, se determinará si se continúa con ese plan, o si por el contrario, es necesario hacer un ajuste desde la parte técnica y financiera.

Si es necesario hacer una corrección, el proceso de licitación no arrancaría en septiembre o octubre de este año, sino a más tardar en dichos meses pero del 2023.

Partiendo del supuesto de que es necesario hacer ajustes, la adjudicación de la obra sería a finales del 2024 y la orden de inicio del proceso constructivo se daría para mediados del 2025.

Por el contrario, si no es necesario hacer ajustes, las obras constructivas arrancarían en 2024 más o menos, al considerar la licitación y adjudicación que arrancarían este año.

De momento, no está claro si se continuará con la propuesta que impulsó el gobierno anterior, ya que eso dependerá de la validación de los estudios técnicos, de demanda y financieros.

Sin embargo, la buena noticia es que el subsidio anual que se estimó en $155 millones se redujo a unos $70 millones como máximo, al optimizar algunos elementos.

Este cambio implicaría una mayor viabilidad política entre diversos actores, quienes cuestionaron anteriormente la salud financiera del país y el alto costo para un país como Costa Rica que lucha contra el déficit fiscal y el endeudamiento.

“Si están las finanzas sanas o no, es un tema que tengo que tocar con Nogui Acosta, ministro de Hacienda, para evaluar la viabilidad financiera de la operación proyectada; sin embargo, a partir de las observaciones de la Contraloría y otros señalamientos de otros grupos de interés, se ha logrado una optimización y según lo que me ha señalado la Unidad Ejecutora, dicho subsidio sería de unos $60 millones o $70 millones”, agregó Arce.

En ese sentido, la operación de un tren eléctrico necesariamente tendrá que ser subsidiada, tal y como sucede en todo el mundo, salvo en lugares como Beijing en donde existen millones de pasajeros al día.

El costo de la obra de infraestructura es algo que no se ha clarificado todavía, pero la obra sí sería millonaria, porque no se puede construir “con $100 millones”, dijo Arce.

Sin embargo, los beneficios que dejaría el proyecto serían muchos para el país cuando se termine de construir en un plazo menor a diez años a partir del arranque de las obras constructivas.

Te puede interesar: Los tres megaproyectos que impulsarían el desarrollo económico de Costa Rica

“Como urbanista y experto en temas de ciudad, le puedo decir que un tren de escala metropolitana es una necesidad fundamental de cara a mejorar la movilidad actual y futura, además cumplir con las políticas de eficiencia energética y la visión de desarrollo sostenible que Costa Rica tiene. Este proyecto es esencial además para reactivar la economía y construir un nuevo modelo económico y de vivienda innovado. Se trata de un proyecto detonador del GAM. Por ejemplo, podemos hablar de una mejora en la movilidad metropolitana, la revitalización del mercado inmobiliario y la atracción de inversión extranjera para instalarse en el GAM al tener una movilidad de primer mundo”, finalizó Arce.

El proyecto conectaría las cuatro provincias del GAM.

*En alianza con La República