Por Cole Horton.- Alexandr Wang creció a la sombra del Laboratorio Nacional Los Álamos de Nuevo México, el sitio de alto secreto donde Estados Unidos desarrolló su primera bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial.

Sus padres eran físicos que trabajaban en proyectos de armas para el ejército. Ahora él también lo hace: la empresa de Wang fundada hace seis años con sede en San Francisco, Scale AI, ya firmó tres contratos por valor de hasta US$110 millones, dependiendo de las necesidades del gobierno, para ayudar a la Fuerza Aérea y el Ejército de Estados Unidos a emplear inteligencia artificial. Bastante impresionante para un joven de 25 años.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

La tecnología de Scale analiza imágenes satelitales mucho más rápido que los analistas humanos para determinar cuánto daño están causando las bombas rusas en Ucrania. Es útil no solo para los militares. Más de 300 empresas, incluidas General Motors y Flexport, usan Scale, que Wang comenzó cuando tenía 19 años, para ayudarlas a extraer oro de ríos de información sin procesar: millones de documentos de envío, por ejemplo, o imágenes sin procesar de autos sin conductor.

“Todas las industrias se basan en enormes cantidades de datos”, dice Wang, quien apareció en la lista Forbes Under 30 en 2018. “Nuestro objetivo es ayudarlos a desbloquear el potencial de los datos y potenciar sus negocios con IA”.

Fintech Bantram
Foto: Getty Images

Una ronda de financiación de 325 millones de dólares el año pasado valoró Scale, que genera unos ingresos estimados de 100 millones de dólares, en 7.300 millones de dólares. La participación estimada del 15% de Wang tiene un valor de mil millones de dólares, lo que lo convierte en el multimillonario hecho a sí mismo más joven del mundo. (El siguiente más joven es Pedro Franceschi, el cofundador brasileño de 25 años de la empresa de tarjetas de crédito Brex).

“Les dije a mis padres que solo iba a ser algo que haría durante el verano. Obviamente, nunca volví a la escuela”.

ALEXANDR WANG

Leer también: Boston Scientific: innovación impulsada por personas comprometidas

Cuando era niño, Wang era un genio de las matemáticas que competía en competencias nacionales de matemáticas y codificación. En sexto grado, se inscribió en su primera competencia nacional de matemáticas con la intención de asegurarse un boleto gratis para Disney World. No ganó la competencia, pero aseguró su viaje al reino mágico. A los 17, trabajaba de codificación a tiempo completo en el sitio de preguntas y respuestas Quora, donde conoció a la cofundadora de Scale, Lucy Guo. Se desvió rápidamente al MIT para estudiar aprendizaje automático y comenzó Scale con Guo el verano después de su primer año, con una inversión de Y Combinator. “Les dije a mis padres que solo iba a ser algo que haría durante el verano”, dice Wang. “Obviamente, nunca volví a la escuela”.

Nota publicada originalmente en Forbes Colombia.