EFE.- La científica hondureña María Elena Bottazzi fue investida este martes doctor honoris causa en Ciencias y Humanidades por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), por sus aportes a la ciencia a favor de la humanidad.

La ceremonia del homenaje a Bottazzi, en la que también fue distinguido con igual título el estadounidense Peter Jay Hotez, la presidió el rector de la UNAH, Francisco Herrera, quien resaltó el aporte de ambos científicos al desarrollo de vacunas contra enfermedades infecciosas emergentes y tropicales, que están relacionadas con la pobreza.

Los dos profesionales galardonados llevan más de 20 años haciendo aportes a la ciencia que “benefician a millones de seres humanos”, enfatizó Herrera.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Bottazzi expresó que durante dos décadas, desde el Centro para el Desarrollo de Vacunas, en Texas (EE.UU.), han venido impulsando trabajos que permitan a la ciencia construir soluciones globales que llevan a alcanzar la paz y el bien de la población mundial.

Los investigadores utilizan un modelo que se basa en alianzas globales transparentes y con responsabilidad compartida, y transfieren sus conocimiento y vacunas bajo un principio que garantice la ciencia abierta, la eliminación de barreras como la protección de la propiedad intelectual y comunicaciones transparentes, señaló la científica hondureña.

De esa manera “guiamos e influimos en las políticas y la promoción a través de la diplomacia que une la cooperación y forja alianzas públicas y privadas para lograr la equidad y el acceso a la vacunación, lo que conduce a la autosuficiencia, la solidaridad, la prosperidad y la paz”, acotó.

En febrero la científica hondureña fue nominada al Nobel de la Paz por una vacuna anticovid para India que, según dijo a Efe, es la primera para los pobres, sin limitaciones de patentes, de bajo costo y dirigida a cerrar las “brechas de equidad” global y a “descolonizar”.

Foto: Nobel Media/ Alexander Mahmoud

Leer también: Honduras vende 1.068 mdd en café, 40 % más que el ciclo pasado

La microbióloga indicó entonces que el entendimiento del mundo que le dan sus raíces latinas fue una ayuda a la hora de crear el modelo científico y social por el que ella y su equipo del Hospital Infantil de Texas (EE.UU.) han sido propuestos para el Nobel.

Dijo además que desde hace más de dos décadas el Centro de Desarrollo de Vacunas de ese centro hospitalario ha tenido la misión de desarrollar inmunizaciones contra “las enfermedades de la pobreza”, como son los parásitos intestinales, el mal de Chagas y la esquistosomiasis, como también el coronavirus.