Los representantes de Cemento Progreso celebraron, al margen de la Cumbre de las Américas, su décimo aniversario del Fondo de Innovación “100,000 Strong in the Americas”, por ello se reunieron con líderes del Departamento de Estado y de los sectores regionales privados, públicos y académicos, donde también anunciaron las nuevas iniciativas “100K Strong”.

Cementos Progreso cuenta con iniciativas como “100,000 Strong in the Americas”, desde el 2019 y que continuará activa, la cual a través de donaciones busca fortalecer las competencias de los jóvenes, facilitar el intercambio académico y capacitarlos entre universidades norteamericanas y del triángulo norte centroamericano.

José Raúl González, CEO de Progreso, dice, “en Cementos Progreso nos sentimos honrados de seguir apoyando el proyecto “100K Strong in the Americas” en alianza con el Departamento de Estado de Estados Unidos y Partners of the Americas. Creemos que solo a través de la colaboración y la creación de valor compartido, podremos acelerar soluciones que puedan reducir significativamente nuestra vulnerabilidad al cambio climático en Centroamérica”.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Además, el Subsecretario Brian A. Nichols de la Oficina de Asuntos del hemisferio occidental, reconoció el liderazgo de CAF, GEB, Cementos Progreso y Amazon con este tipo de iniciativas.

Otra de las iniciativas de las que se habló fue Alianza 100K para Acción Climática (“100K CLIMA”), que, donde industria, gobiernos, universidades estadounidenses y latinoamericanas, así como el Departamento de Estado y socios del sector privado como Banco de Desarrollo de América Latina, Grupo Energía Bogotá (GEB), Cementos Progreso y Amazon, buscan catalizar la acción climática y realizar programas de intercambio 100K en acción climática, energía, tecnología e inclusión social en las universidades.

Los intercambios de “100,000 Strong in the Americas” han derivado en historias como la de Luis Carlos Morazán Suárez, estudiante de la Universidad Zamorano en Honduras, quien presentó una propuesta para mejorar la vida de comunidades en vías de desarrollo y durante su intercambio en Cornell University, hizo un prototipo para la construcción de una planta de tratamiento de aguas.

Leer también: Sanofi se compromete con la región en la atención integral de pacientes crónicos

Morazán dice, “en Honduras y en toda Latinoamérica, existen muchos problemas que se derivan de una mala gestión de los recursos hídricos. Estas plantas son una estrategia de innovación y desarrollo que podemos implementar en nuestros países y de esta forma, promover el desarrollo sostenible en la región. Esta experiencia me enseñó que se pueden replicar estos modelos para garantizar agua en las comunidades que no tienen acceso a ella”.