Los directores ejecutivos de empresas, o CEOs, están cambiando. Su renovado sentido del propósito, si bien ya era notorio desde antes de la pandemia, con ésta se acentuó aún más. De la discreción y el perfil bajo han pasado a colarse en las conversaciones clave sobre problemas globales como pobreza, diversas e inclusión, libertad de expresión, sostenibilidad, entre otros tópicos. Así lo aseguran en entrevista con Forbes México los fundadores de la consultora argentina Horse, Cristian Marchiaro y Juan Pablo Daniello.

Te puede interesar: ‘CueBanks’, de joven emprendedor a CEO de su propia empresa en línea

Horse ha elaborado rankings que posicionan a los CEOs según su influencia a partir de big data, lo que reduce el margen de error e incrementa la objetividad de los resultados al no estar basados en estudios de opinión y percepción. A partir de estas radiografías de los directores ejecutivos en América Latina han podido detectar esta metamorfosis en los directivos: “hay un cambio de paradigma, motorizado por la pandemia, que es que el CEO empieza a tener un rol mucho más social y una vocación hacia el exterior de las compañías”.

Puedes leer: Si usted es un pequeño empresario y aún no tiene página web ni vende en línea, esto le interesa

No es algo casual. Para los fundadores de Horse, este cambio en los CEOs “muestra un intento deliberado de un montón de compañías, sobre todo empresas grandes, que empiezan a tener una voz y posición que hoy preocupan o que competen al mundo del negocio, pero también de la sociedad en general que tienen que ver con la sostenibilidad, el gap de género, la diversidad, la captación de talento, el equilibrio vida-trabajo”.

El ser una compañía que se rige por propósitos está en boga y son los directivos los encargados de transmitir esas posiciones clave.

De acuerdo con la consultora KPGM, el Covid-19 ha acelerado el llamado al cambio social y ha agregado un mayor escrutinio de los grupos de interés hacia las empresas y sus líderes.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook