Por Luis Gonçalves
El modelo como servicio (del ingles as-a-Service) está cambiando la relación tradicional de proveedor/cliente por una relación que requiere un nuevo nivel de confianza. La adopción de un modelo como servicio crea una asociación más fuerte entre la organización y el proveedor de la nube. Si bien esto puede sonar como si una empresa le estuviera dando más control al proveedor, la realidad es que para que este nuevo modelo funcione y sea beneficioso para ambas partes es necesario una evolución de la relación entre ambas partes.

La firma IDC predice que para 2024, más del 75% de la infraestructura en las ubicaciones de Edge se consumirá y operará a través de un modelo como servicio, al igual que más de la mitad de la infraestructura del centro de datos.

A medida que más empresas se mueven hacia un modelo como servicio, generar confianza es fundamental porque no hay margen de maniobra para que las aplicaciones y cargas de trabajo de misión crítica en la nube no funcionen de manera eficiente. Para construir una asociación mutuamente beneficiosa, las empresas deben ampliar el paradigma mismo de la confiabilidad, más allá de la seguridad y la privacidad. La confianza del cliente también debe incluir estos atributos básicos: cumplimiento, resiliencia y transparencia.

Parte de permitir que un proveedor administre su infraestructura significa confiar en que cuando haya una actualización de cumplimiento, se cumplirá de manera oportuna y precisa. De lo contrario, la organización tiene mucho que perder, monetaria y legalmente.

Como quedó claro el año pasado, las interrupciones son inevitables. Por ejemplo, los desastres naturales causan fallas en los equipos, los ataques cibernéticos causan caos y el error humano es casi inevitable. Pero cuando suceden estas cosas, los clientes necesitan asegurarse de que su infraestructura sea lo suficientemente resistente como para no causar efectos comerciales a largo plazo.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Con respecto a la transparencia, los clientes no sólo deben tener información de precios de manera clara a su disposición para tomar la decisión correcta para su negocio, sino que también deben estar enterados de cómo se está desempeñando, actualizando y funcionando su infraestructura.

Además, para un modelo saludable como servicio, los proveedores de tecnología deben evolucionar generando confiabilidad en todas sus ofertas y ecosistemas completos. Los clientes necesitan confiar en que el producto ofrecido por el proveedor de servicios administrados es seguro y resistente. Por ejemplo, si hay una interrupción, ¿cuál es la ventana de recuperación y cómo se verán afectados sus datos? Esto comienza teniendo la información clara sobre hacia dónde van los datos y las aplicaciones, y de qué forma se mantienen seguros.

Por otro lado, el usuario necesita tener claridad de que los datos personales están protegidos en caso de un ataque cibernético, lo cual requiere de políticas de acceso transparentes, registros de datos precisos y completos, así como de un almacenamiento seguro.

Una base adecuada de confianza, incluidos los atributos centrales mencionados anteriormente, es un determinante final de los resultados comerciales exitosos. Con el socio apropiado, los clientes pueden ejecutar sin problemas las cargas de trabajo de misión crítica, lograr la excelencia operativa, simplificar la vida del equipo de TI y descubrir un nuevo presupuesto para el trabajo de alto valor. Se trata de conocer al cliente y sus objetivos, así como de trabajar incansablemente para demostrar confiabilidad.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

*El autor es líder del negocio de Dell Technologies para América Latina.